Secciones
John Lasseter, el genio tras Pixar, es considerado el nuevo Walt Disney
Espectáculos

John Lasseter, el genio tras Pixar, es considerado el nuevo Walt Disney

Un día como hoy, pero de 1957, nacía John Lasseter, quien se ha convertido en una de las mentes maestras dentro del cine de animación.

por LaVerdad

John Lasseter, el genio tras Pixar, es considerado el nuevo Walt Disney

John Lasseter, el genio tras Pixar, es considerado el nuevo Walt Disney

John Lasseter ingresó a trabajar a Disney, permaneciendo 5 años como animador. Mientras trabajaba allí, observó las evoluciones del film Tron, la cual le abrió los ojos acerca de las posibilidades que ofrecían las nuevas tecnologías a la animación, por ejemplo a la hora de ofrecer tridimensionalidad. En este terreno encontró nuevas posibilidades en Lucas Film Computer, empresa creada por Georges Lucas para impulsar los efectos especiales. A Lasseter le había encantado La guerra de las galaxias (1977), y principalmente su logro de gustar a todo tipo de públicos; y frente a opiniones conservadoras de que las películas de animación estaban dirigidas sólo al público infantil, él creía que ese espectro amplio de espectadores también estaba a su alcance.

Por Toy Story Lasseter logró una nominación al Oscar, algo asombroso en un tipo de filmes que los académicos no suelen considerar a la hora de votar las estatuillas doradas.

Con las herramientas informáticas y la colaboración de Ed Catmull empezaban a ponerse las semillas de lo que sería Pixar. Lamparita, un corto protagonizado por unas lámparas tipo flexo, que dieron pie al logo de Pixar, sorprendió a los expertos. No sólo por estar realizado con computadora, sino porque la historia tenía alma. El corto tuvo una nominación al Oscar; no lo ganó, pero más tarde tuvo tres Oscar en esta categoría, en 1989 por Tin Toy, en 1997 por El juego de Geri y en 2001 por Pajaritos.

Cuando Disney echó un ojo al Pixar de Lesseter y Steve Jobs, y llegaron a un acuerdo para producir sus películas, conservando la independencia. Lasseter respetaba el estilo Disney pero él veía las cosas de modo distinto. Quería hacer creíble lo increíble, ‘hacer la cosas realistas sin reproducir la realidad’.

Lasseter, una de las mentes creativas más activa en las últimas décadas.

A Lasseter le gusta trabajar a partir de conceptos, y cree que a un guión se le deben dar mil y una vueltas para que funcione. Una idea que se repite en todos sus largos es la de ‘pareja de colegas’, típica del género policíaco. Así ocurre en los dos Toy Story, Bichos, Monstruos, S.A. y Buscando a Nemo. A ello añade cada vez un hilo maestro: el juguete que no es capaz de aceptar que es eso, un juguete; el juguete que no sirve al propósito para el que fue creado, encerrado en una vitrina; las hormigas que reclutan a un equipo para enfrentarse a los saltamontes que les explotan; el niño que cree tener un monstruo en el armario; la pequeñez del mundo cuando está limitado por las paredes de una pecera.

El trabajo en equipo es una forma de hacer en la que Lasseter, muy alejado de la figura del creador tiránico, cree. El cineasta ha dado la alternativa a la dirección a muchos de sus colaboradores; y le encanta tener reuniones de trabajo, en las que siempre surgen buenas ideas y gags despiporrantes. Aunque entre su equipo de consultores nunca falta su propia familia, su mujer y sus cinco hijos, un público de cuyo criterio se fía mucho.

Ricardo D. Pat

Temas

Comentarios

Te puede interesar