Secciones
Enrique Cuenca, un inmortal de la comedia mexicana
Espectáculos

Enrique Cuenca, un inmortal de la comedia mexicana

Un día como hoy, pero del año 2000, fallecía uno de los integrantes de “Los Polivoces”, Enrique Cuenca, quien murió seguro de que volvería a ser cómico en otra vida.

por LaVerdad

Enrique Cuenca, un inmortal de la comedia mexicana

Enrique Cuenca, un inmortal de la comedia mexicana

El histrión mexicano, uno de los miembros más clásicos del buen humor en México fue velado en la funeraria Gayosso de la calle Félix Cuevas. Su rostro tenía una leve sonrisa que parecía una especie de triunfo. Vestía un traje que se encajaría actualmente en la moda retro: "Es el que usó en todas sus presentaciones en vivo. Como a él no le gustaba usar corbata o moño, usaba ese calcetín que tiene en el cuello. Enrique creía en la reencarnación. Estaba seguro que en su otra vida iba a volver a ser cómico. Por eso su viuda, Verónica Torring dijo que lo vistieron de esa manera, para que llegara “bien preparado". Presentes estuvieron  sus hijas Florentina y Valentina, acompañadas por Enrique y Frida Cuenca Heredia, vástagos de sus primeras nupcias.

Eduardo Manzano y Enrique Cuenca conformaron una pareja única en la comedia mexicana.

Su compañero indisoluble de Enrique, la otra mitad de Los Polivoces, Eduardo Manzano; también llegó desde temprano a la funeraria. Hizo varias guardias, una de ellas con Mauricio Kleiff, guionista en gran parte de la carrera de la dupla cómica de culto mexicana durante 14 años (1961-1975) y otras más con Adalberto Martínez Resortes. Manzano recordó a su compañero como: "El mejor amigo que he tenido. Su muerte es uno de los dolores más grandes de mi vida; era la mitad de mi vida y, creo, que yo era también su mitad".

Eduardo Manzano negó rotundamente que se hubieran peleado. “No es cierto que nos peleamos. Eso es una mentira. Eso se inventó. Jamás la hubo". Cuestionado acerca de que con cuál de los personajes de Enrique se quedaba respondió: “Es difícil porque podía ser enternecedor como Doña Naborita, abusivo como Andobas o antipático como Jenrruchito, pero de todos los personajes que desarrolló, me quedo con el del Sargento Juan Gárrison; para un servidor, fue su mejor personaje. Esta caracterización es la que más me gustaba: un personaje increíble, bien logrado, ingenioso y absolutamente encantador".

Su película más famoso fue "¡Ahí Madre!" de 1968.

Tras 14 años de éxito, la época gloriosa de Los Polivoces concluyó en 1975; después de su debut en 1961 en el programa de Kippy Casado, Tiempos y Contrastes, luego, el despegue de la dupla fue meteórica: 14 años al aire en diferentes programas como Sonrisas Colgate (en sus dos etapas 3 y cinco años y ya es conducido por ellos) hasta 1970. Hicieron 18 largometrajes de los cuales la más exitosa fue ¡Ahí madre! (1968). Realizaron 60 giras internacionales para mostrar El Show de Los Polivoces a las principales ciudades de Centro América, Sudamérica y sur de Estados Unidos; además grabaron 12 LP's con chistes, canciones, parodia.

Descanse en paz este gigante de la comedia.

Temas

  • Los Polivoces
  • Enrique Cuenca
  • Eduardo Manzano
  • Comedia
  • México
  • cultura

Comentarios