Secciones
Espectáculos

El emprendedor detrás de Les Luthiers

por La Verdad

Agencias/Diario La Verdad BUENOS AIRES.- Él ha sido alma innovadora de Les Luthiers, donde además de componer los grandes clásicos del grupo también persuadió a sus compañeros de grabar y filmar los espectáculos como estrategia de negocios. Para tristeza de sus millones de fans en casi todo el mundo, este genio ha anunciado que se retira después de 50 años con el grupo. Carlos Núñez Cortés tomó esta decisión tras comenzar a padecer dolor en sus dedos meñiques para lo cual deberá someterse a una intervención quirúrgica de la cual saldrá para aprender a vivir sin pertenecer a Les Luthiers que en el mes de septiembre de este 2017 cumplió 50 años de recorrer escenarios. ‘Me aplaudieron 50 años. Disfruté muchísimo. Compuse todas las obras que quise. Toqué en el Teatro Colón, viajé por todo el mundo. Ahora nos dan el premio Princesa de Asturias. Ya está. Listo’, aseguró. Desde hace dos años anunció su decisión a sus compañeros, sugiriendo la realización de un magno concierto de despedida, proponiendo una salida honrosa y ordenada, pero ellos no quisieron. Además, desde la muerte de Daniel Rabinovich, a su consideración ya nada fue igual. Carlos escribió el libro ‘Memorias de un luthier’, lanzado a través de Editorial Planeta, edición que reúne anécdotas detrás de 50 de las 150 creaciones del grupo. En este trabajo se recalca su empeño en grabar los espectáculos de Les Luthiers en video (existen 16 de estos oficiales), o en organizar el archivo de partituras, o la base de datos de textos. También fue quien insistió en grabar discos, siendo el primero ‘Sonamos pese a todo’, lanzado en septiembre de 1971. A su última función con el grupo —en el teatro romano de Mérida, España, el 29 de septiembre— llegaron esos fanáticos de varios lugares del mundo. Obsesionado, pasó años buscando el trasfondo lingüístico de las bromas de Les Luthiers. Al resultado, por lo menos lo pudo monetizar: en 2007 publicó Los juegos de Mastropiero (Emecé), libro en el que explica por qué los chistes del grupo entran como bocados en las panzas y, en algunas ocasiones, las hacen doler. ‘Hay gente que no entiende una palabra de lo que estás hablando. Y hay otra que las entiende todas: esa sale con la panza llena. La gente se ríe por las caritas que ponemos, por los instrumentos que tocamos, los guiones e, incluso, por algo que está en las antípodas del juego de palabras: el slapstick’, indica. Para estirar lo que parece caduco en el corto plazo —los integrantes originales de la formación superan, todos, los 70 años—, se había barajado la idea de contar con una compañía que recorriera el mundo, al estilo Cirque du Soleil o Fuerza Bruta. ‘A mí eso no me gusta. Yo renuncio a los beneficios económicos y materiales que implicarían tener un clon trabajando para nosotros por todo el mundo y que me mandasen los derechos de autor, las regalías. Mi producto terminó acá. Y me quiero despedir bien’, aseguró. En algún momento Núñez Cortés se consideró, con grupo incluido, una ‘oveja negra’ en el rebaño humorístico argentino. Ahora, es pura oscuridad. ‘Me cuesta mucho encontrar cosas que me conecten con humor o con la inteligencia. Algo brilla, dice, pero por su ausencia’, critica. ‘El humor está presente en mi vida constantemente. Es una manera filosófica de enfrentar la vida. Uno se vuelve más humilde cuando se empieza a reír de sí mismo. Y es muy saludable. Se lo recomiendo a todo el mundo’, afirma. Finalmente, confiesa que buscará recuperar algunas cosas de Fryderyk Chopin, al que Alfred Corcot interpretó de una de las maneras más poéticas. Corcot decía que el quinto dedo era el más importante de la mano. Pianista, Núñez Cortés piensa poco en el piano: ‘Primero quiero ver si tengo suerte y me opero los meñiques’.

Comentarios

Te puede interesar