Secciones
Conoce a los 13 mejores MCs que ha habido en América Latina
Espectáculos

Conoce a los 13 mejores MCs que ha habido en América Latina

Un listado definitivo de artistas que han construido la identidad del rap en la región.

por La Verdad

Conoce a los 13 mejores MCs que ha habido en América Latina

Conoce a los 13 mejores MCs que ha habido en América Latina

En Latinoamérica existe rap en sentido estricto desde hace más de treinta años, y en ese tiempo hemos discutido a cabalidad quiénes son los mejores MCs de la historia, siempre referido al hip hop; ya sea por demostrar pertenencia, o por genuina obsesión, que si Biggie y Tupac, que si Kendrick y MF Doom, pero rara vez nos sentamos a celebrar los arquitectos que han formado la identidad del hip hop latinoamericano, los artistas que pusieron las piedras de este género. 

Para un sector gigante de nuestras sociedades, este hip hop local sigue siendo algo desconocido. Mucha gente sabe quién es Nas, pero cuánta sabe quién es Aczino o Canserbero, dos de los nombres más reconocibles de nuestra lista

Aczino

 Aquí los mejores MCs de América Latina:

13. Norick

Norick no es un seudónimo. Es el nombre propio e inusual con el que Braulio Norick Gamarra Guevara se ha presentado ante un público cada vez más grande con transparencia radical. En 1999, inspirados en el rap latino, compañeros de último año del colegio estatal Scipión Llona en Miraflores, Lima, formaron Rapper School (RS), un nombre más que adecuado para una de las instituciones más importantes del rap sureño.

 Norick

12. Aczino 

El Thanos de este universo es Mauricio Hernández alias Aczino, un originario del Estado de México que fue a competir en 2012 a la Final Nacional de Batalla de Gallos de Colombia y a partir de ahí ha cimentado una reputación como el mejor MC de batallas que ha habido en América Latina, y uno de los mejores freestylers.

Una reputación basada en haber ganado la mayor cantidad de torneos, recibir la aprobación unánime de sus pares y ser un ejemplo de tenacidad, sencillez y talento. Mau es la cara del hip hop en la actualidad: es un referente a nivel continental, es independiente, su reputación está basada en algo extra discográfico y su talento como rapero es un regalo en el que todos nos solazamos.

Aczino 

 11. Portavoz

Un MC de ascendencia indígena, que rapea en su dialecto, representa una población enmudecida por el mundo moderno y además cumple con los estatutos básicos de calidad rapera, en cuanto a sus posibilidades como producto cultural. Ninguno de estos raperos que ha unido la tercera raíz con la flor que germinó en el concreto, ha alcanzado el nivel de Portavoz, MC de ascendencia mapuche que ha llevado una de las luchas sociales más importantes del sur del continente a los escenarios, y que ha ayudado a hacer más visible el rap de comunidades originarias de Chile.

Portavoz

10. Lil' Supa 

Orgullo de Maracay. El sensei del Dojo. El artista marcial lírico de Venezuela, Lil Supa es lo que está a la mitad entre el jeet kune do de Bruce Lee y "Kick, Push" de Lupe Fiasco, uno de los referentes indispensables del hip hop en América Latina para esta década: identidad continental en las letras, y un estilo fresco, sucio e imparable.

10. Lil' Supa 

9. Al2 El Aldeano 

Decir que el rap y el hip hop son herramientas políticas de cambio social se ha convertido un concepto inocuo, que se repite irreflexivamente. Pero en el caso de Al2 El Aldeano, esta es la mejor forma de describir su obra: reportando desde La Habana, su carrera lo consolidó como un periodista en lucha constante contra la censura del régimen castrista, narrando e iluminando temas como la desigualdad y las limitaciones de los derechos civiles a través de un estilo de rap consciente que se terminó por convertir en un estándar de la retórica rapera latinoamericana.

Al2 El Aldeano 

8. Akapellah 

Akapellah llegó tumbando y desordenando todo. El rap venezolano había pasado por buenos momentos, La corte, Vagos y Maleantes, Cuarto Poder, Guerrilla Seca. Y claro: Canserbero. Pero era un género más representado por grupos que por solistas con excepción de Can. Con "Como antes" dio el primer paso (y bien pesado) en cimentar su nombre para toda persona que quisiera rap venezolano. Con "Como nunca" se convirtió en uno de los mejores del juego y con "Como siempre" se convirtió en el mejor rapero vivo de Venezuela, justo al mismo nivel de Lil' Supa. Akapellah no tiene rival escupiendo palabras, pareciera que estudió en la costa oeste toda su vida, tomó mucha soda de naranja y creció escuchando a 2pac diario.

Akapellah

7. Rxnde Akozta 

El cubano Rxnde Akozta tiene más de dos décadas de trayectoria como MC y más de la mitad de su experiencia la ha repartido buscándose la vida en países como Canadá, Finlandia, Venezuela y España. Actualmente reside en Barcelona, pero a sus treintipico, el rap le ha permitido recorrer, conocer y ganar amigos por prácticamente todo el continente latinoamericano y parte de Europa.

Rxnde Akozta 

6. Rocca

Nacido en París en el calor de un hogar 100% colombiano, Rocca encontró en los suburbios de inmigrantes africanos parisinos una hermandad única que años más tarde lo llevaría a formar parte de la era dorada del rap galo. Sin sobrepasar en aquel entonces los veinte años, Rocca se convertiría en una pieza fundamental del legendario grupo francés La Cliqua, calificado por muchos como el “Wu-Tang francés”, donde contribuyó con su letra pesada y sutil en trabajos memorables como Conçu Pour Durer y La Cliqua. Pero fue en 1997 con su primer álbum en solitario, Entre Deux Mondes, que Rocca revolucionó la manera de rapear en el epicentro europeo del género, y desde el título, dejó claro el programa de mestizaje y conquista a la inversa en el corazón de su legado.

Rocca

5. Tego Calderón

Legendario y excéntrico, cúmulo de agilidad verbal y presencia escénica; a veces fundador, a veces abanderado del reggaetón, son características que cualquier MC latinoamericano quisiera tener, pero son pocos los que satisfacen un par de ellas y solo uno cumple con todas. Tego Calderón bautizó su estilo como “lírica que arde”. No se refiere a un lenguaje que se consume en un estallido, sino al ardor del piquete, el ardor que no caduca en segundos, sino que te jode semanas, meses, años después de haber sido expuesto a sus efectos.

Tego Calderón

4. Ana Tijoux

Ana es la hija prodigio del hip hop chileno, la femcee más importante que ha dado América Latina y es un hecho incuestionable el orgullo que nos causa su manera única de haber llevado esa raíz hacia los principales circuitos de la industria musical. Sin embargo, su principal triunfo me parece que está en haber logrado que sus propias verdades se convirtieran en el lenguaje de una generación universal abierta a la discusión y el cuestionamiento, aun cuando los cánones del mercado apuesten por lo contrario, pero que en su caso es capaz de seguir haciendo sold outs en países como Alemania, Inglaterra y España.

Ana Tijoux

3. Vico C 

Vico C es un MC que pertenece a un mundo que ya no existe. Las herramientas con las que hizo una serie de canciones que, sin saberlo o no, influyó a prácticamente todos los que vinieron después, eran discursiva y materialmente otras. 

Para 1988 cuando comenzó su historia, el rap latino era tal vez imposible de imaginar, lo cual hace del legado de Vico C algo aún más extraordinario, y razón por la cual estuvo siempre un paso delante, desde su primer disco La Recta Final, hasta clásicos como Misión la Cima y, por supuesto, a principios de los 90 con éxitos como “Me Acuerdo” que seguro habrá llevado a muchos al cansancio mediático, así como también el legendario disco Desahogo, pero que a la postre se convirtieron en referentes indispensables de la canasta básica del rap latino. El pionero indiscutible del rap, además, tuvo una historia personal que es un reflejo del género en Latinoamérica: supo combatir los problemas a su alrededor, como su adicción a las drogas, aquel accidente que lesiono su pierna por un par de años, o su paso por la cárcel.

Vico C 

2. Canserbero 

Pocos raperos en la historia de Latinoamérica han tenido la combinación de rimas de competencia, introspección, crítica social e historias oscuras de vicisitudes letales como Canserbero.

Y ninguno ha tenido la conexión emocional con toda una región a través de su acercamiento a la muerte desde distintos ángulos, a emociones como la venganza, el rencor y el desespero, como lo hizo el venezolano. En su carrera, truncada en 2015 por su muerte en una situación confusa que agregó misterio a una figura ya enigmática, siempre exploró nuevas temáticas, apoyado en su inteligencia, estudio y conocimiento, que se hacían evidentes en sus canciones, que eran mucho más que palabras que rimaban entre sí.

Su voz rasgada, como si la dura vida la hubiera marcado preventivamente desde la cuna, siempre fue distintiva. Conforme avanzó, pasando de su grupo Basyco a Guía Para la Acción y Can+Zoo Índigo y llegando a la dupla complementaria de Vida y Muerte, Can encontró formas de que sus alaridos identificaran a una juventud latinoamericana que encontró en sus raps una versión vulnerable —aunque igualmente agresiva— del hip hop que amaban. Pasó de ser Tyrone González, con letras más políticas o cercanas a sus vivencias, a confirmarse como Canserbero, un juglar del averno, que articulaba imágenes tan vívidas que daba miedo pensar que él las hubiera sufrido.

Canserbero 

 1. Residente

Residente encabeza nuestro listado porque hizo que el rap fuera aceptado en la idiosincrasia mental de las sociedades latinoamericanas. Gracias a su estilo aparentemente sencillo y educado, a su capacidad para ser poético a la vez que sagaz, de utilizar un español arraigado en la identidad latina, y de tratar temas urgentes de un modo honesto y artísticamente edificante, Residente le dio la mayoría de edad al rap latino.

Residente

Temas

  • MCs
  • América Latina
  • rap
  • legado
  • música

Comentarios