Secciones
‘Born Again’ de Black Sabbath ¿es realmente un disco maldito?
Espectáculos

‘Born Again’ de Black Sabbath ¿es realmente un disco maldito?

Lanzado el 7 de agosto de 1983, este onceavo álbum de estudio de los “Príncipes de la Oscuridad”, estuvo rodeado de infinidad de rumores que afirmaban que fue grabado tras efectuar ritos satánicos en un castillo del Reino Unido. ¿Qué tan cierto es todo esto?  

por LaVerdad

‘Born Again’ de Black Sabbath ¿es realmente un disco maldito?

‘Born Again’ de Black Sabbath ¿es realmente un disco maldito?

Tras la salida de Ronnie James Dio, era necesario reclutar un cantante que estuviera a la altura de los ‘Príncipes de la Oscuridad’, y quién mejor que el vocalista del Mark II de Deep Purple, Mister Ian Gillan, quien sin duda realizó una excelente labor. 

‘Born Again’ de Black Sabbath ¿es realmente un disco maldito?
El disco se lanzó a la venta el 7 de agosto de 1983 en el Reino Unido y en USA en septiembre del mismo año.

Grabado durante el mes de mayo de 1983 en The Manor, una vieja mansión de Oxfordshire, Inglaterra, situada al lado de una abadía, en la que se adaptó un estudio moderno con equipo de grabación donde Gillan trabajaba de mañana mientras Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward lo hacían de noche, fue producido por la propia banda con ayuda de Robin Black. 

Precisamente esta situación de que Gillan decidiera mantenerse apartado, trabajando de día mientras los restantes miembros lo hiciera de noche, lo que fue la que generó en su momento todas esas teorías de que el disco requirió de un rito satánico. Ian Gillan comentó a Kerrang años después sobre esto: “La verdad es que yo prefería trabajar por la mañana, pero Tony, Geezer y Bill lo hacían después de la media noche, algo que a mi me parecía normal, pero de eso a afirmar que ellos celebraban alguna especie de misa negra, me parece una estupidez.”

‘Born Again’ de Black Sabbath ¿es realmente un disco maldito?
Tony Iommi (guitarra), Ian Gillan (voz) y Geezer Butler (bajo), de Black Sabbath.

La portada que presenta a un bebé diabólico fue también otro punto de partida para las afirmaciones de que “había algo oscuro en ese disco”, cuando en realidad, el diseño creado por el artista visual Steve 'Krusher' Joule, estuvo basada en una foto publicada en una revista de 1968. Dicha cubierta por cierto fue odiada por el baterista Bill Ward y por Ian Gillan, pero al guitarrista Tony Iommi sí que le gustó. 

                                             

Fueron 9 temas los incluidos, aunque en realidad dos fueron más bien introducciones instrumentales. Son imperdibles ‘Trashed’, ‘Disturbing the Priest’, ‘Zero the Hero’, ‘Digital Bitch’, ‘Born Again’ y ‘Keep it Warm’.

La realidad es que nunca se pudo comprobar que hubiera nada maligno en la elaboración de este álbum, lo que sí es un hecho, es que logró ser una gran influencia para el surgimiento del black metal, movimiento musical que desarrollarían más a fondo agrupaciones como Venom, Bathory y Celtic Frost.  

Ricardo D. Pat

Temas

Comentarios