Secciones
Espectáculos

"Blancanieves y los Siete Enanitos”, 81 años después

Un día como hoy, pero de 1937, se estrenaba este primer largometraje a color de dibujos animados realizado por Walt Disney, pionero en la creación de este género.

por LaVerdad

"Blanca Nieves y los Siete Enanitos”, 81 años después

Este es uno de los relatos infantiles más famosos de todos los tiempos, sin duda la versión literaria más famosa de los hermanos Grimm, historia que Walt Disney decidió adaptar al cine en numerosas ocasiones en versión animada bajo el título de Blancanieves y los siete enanitos.

En 1937 se estrenó el primer largometraje animado sonoro y a color de la historia del cine, el ya considerado clásico “Blancanieves y los siete enanitos”, basado en la popular fábula “Blancanieves” de Jacob y  Wilhelm Grimn, más conocidos como los hermanos Grimm.

El largometraje animado marcó la carrera de Walt Disney, y asustó tanto como encantó a la audiencia.

Sacar adelante el proyecto no fue sencillo. Para la producción del filme se trabajó en cada uno de los movimientos de los personajes hasta en el más mínimo detalle. No se dejó nada al azar. El objetivo era que cada gesto, movimiento de los protagonistas y su entorno fuera realizado con la mayor autenticidad posible.  Por ello se decidió que cada uno de los dibujantes se especializará en un movimiento en particular o en un personaje.

Este es un clásico indiscutible del cine animado. 

Los artistas que participaron en la animación tuvieron que someterse a estrictas clases de dibujo e incluso se trabajó junto a actores que se movían y gesticulaban, de manera que los dibujantes pudieran estudiar cada movimiento y reproducirlo en el papel.

Incluso la elección de los siete enanos significó un proceso largo. Se estima que los dibujantes demoraron dos años en decidir los nombres – y con ellos la personalidad – de estos personajes, además de su aspecto.

Los siete enanitos son personajes incónicos del cine de animación.

Finalmente fueron necesarios 400 dibujos para la historia de la joven Blancanieves pudiera ser llevada a la pantalla grande. Además se utilizó la cámara multiplano que permitió dar la ilusión de relieve. Técnica que fue revolucionaria para la época.

La música también fue un ítem importante en la producción del filme, los compositores Frank Churchill y Larry Morey, fueron los encargados de musicalizar la animación.  El trabajo de los músicos  fue reconocido por la Academia que nominó la música en la categoría Mejor banda sonora.

Cuando Walt Disney inició este proyecto la prensa hollywoodense lo llamaba “la locura de Disney”.  Los costos de producción parecían descabellados para la época. Se calculaba que iba a significar una inversión de alrededor de 250 mil dólares. Cifra que aumentó casi un millón y medio durante el avance de la producción y significó que Walt Disney tuviera que hipotecar su casa.

Pero todo el esfuerzo valió la pena y “Blancanieves y los siete enanitos” fue un éxito en la cartelera de la época– hasta el estreno de “Lo que el viento se llevó (1939) –  y marcó un hito en la historia del cine convirtiéndose en el primer largometraje animado a color y sonoro.

Debido a que no existía categoría Mejor Película de Animación – ésta fue creada en 2001 – Walt Disney fue premiado por la Academia con un Oscar honorífico en 1939. En la ceremonia recibió la dorada estatuilla además de otras siete miniaturas que representaban a los enanos.

Ricardo D. Pat

Temas

  • Disney
  • Blanca Nieves
  • Cine
  • hollywood
  • Cultura

Comentarios

Te puede interesar