Economía

¿Qué pasa con el outsourcing o subcontratación en México?

¿Qué pasa con el outsourcing o subcontratación en México?

El esquema conocido como outsourcing o subcontratación fue prohibido en México debido a los abusos que muchas empresas cometían contra sus empleados.

Por Raúl Luna

10/05/2021 10:19

El subcontratación o outsourcing también llamado tercerización, hace referencia a la entrega de ciertas actividades dentro de una organización a un tercero o patrón, que presta a sus trabajadores a través de un contrato que establece las tareas  y el tiempo en las que serán realizadas.

El outsourcing es considerado una herramienta de gestión porque permite que las empresas que contratan el servicio concentren sus esfuerzos en las actividades que sí tienen que ver con el giro principal de la misma, delegando otros tipos de trabajo especializado al personal subcontratado para acceder a mejores tecnologías y abaratar los costos dentro de la organización.

Con la subcontratación o outsourcing estas tareas pueden realizarse en el interior de las instalaciones de la empresa contratante (in-house), desde las instalaciones de la empresa contratante (off-house) e incluso desde otra región o país, como ocurre en el caso de los centros de atención telefónica.

La subcontratación outsourcing en México

¿Cómo funciona la subcontratación o outsourcing en México?

En México, el outsourcing fue incluido en las Ley Federal del Trabajo (LFT) en 2012, al final de la administración del presidente Felipe Calderón. Surgió como una alternativa o solución para las empresas que hacen constantes rotaciones de personal o que buscan evitar la obsolescencia informática.

En 2017 México ya ocupaba el quinto lugar en la industria de la subcontratación en América Latina, pero esta subida se vio oscurecida por ciertas problemáticas del outsourcing en México que tienen que ver con abusos de algunas empresas que utilizan el esquema para evadir impuestos o negar derechos laborales a los trabajadores subcontratados.

Huelga decir que una de las características de la tercerización del trabajo es que el trabajador no tiene una relación laboral con la organización para la que trabaja, por la que esta no le ofrece seguridad social, no tiene derecho a recibir utilidades ni otras prestaciones laborales.

La LFT establece que: 

  • La subcontratación no puede abarcar la totalidad de las actividades que se desarrollen en la empresa
  • El outsourcing de servicios debe justificarse por su carácter especializado.
  • Este esquema de subcontratación no puede comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de colaboradores de la empresa contratante.
  • Los contratos que se celebren entre la compañía que solicita los servicios y la empresa contratista debe quedar por escrito.
  • La organización que contrate los servicios debe cerciorarse de que la contratista cumpla las disposiciones de seguridad, salud y medio ambiente con los trabajadores.

Sin embargo, grandes consorcios han usado el outsourcing para elevar rápidamente sus ganancias mientras que, más que buscar la fragmentación de sus procesos productivos producto de la globalización y el avance de las tecnologías, implementan políticas laborales abusivas que implican violaciones a los derechos laborales.

Existen compañías que no registran a sus trabajadores ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o que no los registran con el salario correspondiente. Otras grandes empresas contratan a pequeñas compañías para evitar reclutar su propio personal, por lo que, ante la ley, no tienen trabajadores a los que deban pagarles utilidades.

¿Qué problemas ocasiona la subcontratación outsourcing en México? En 2020, el director del Infonavit, Carlos Martínez Velázquez, advirtió que poco más de medio millón de créditos de vivienda en el país estaban sujetos a un tipo de “subcontratación ilegal”, lo que retrasa hasta cuatro años la posibilidad del trabajador de poder conseguir un crédito, y tardará hasta 10 años más en poder pagarlo.

Reformas a la subcontratación outsourcing 2021

La subcontratación o outsourcing en México se relaciona con la precarización del trabajo.

Desde 2020 el Congreso y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) del Gobierno de México anunciaron reformas a la Ley Federal del Trabajo, la Ley de Seguro Social y la ley tributaria del país para introducir leyes que acaben con los problemas de la tercerización. 

La reforma que elimina el outsourcing en México fue aprobada por el Senado el 19 de abril de 2021 y entró en vigor el 24 de ese mismo mes. El Gobierno dio un plazo máximo de tres meses a las empresas para regularizar a sus empleados contratados por outsourcing e incluirlos en sus nóminas, otorgándoles los beneficios propios de la contratación.

La titular de la STPS, María Luisa Alcalde, explicó que sí se permitirá que las empresas subcontraten servicios y obras especializadas que no formen parte del giro principal de la empresa. Además, las empresas contratistas deberán contar con la aprobación de la Secretaría, para lo cual presentarán la documentación en regla de todos sus empleados.

Según Napoléon Gómez Urritia, presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, la reforma evitará el desvío de impuestos de entre 300 y 500 mil millones de pesos anuales que el país registra debido a las malas prácticas de algunas organizaciones.

La reforma estipula multas de hasta 5.000 unidades de medida y actualización(UMA) a las empresas que implementen esquemas abusivos que violenten las disposiciones o que sigan efectuando contrataciones a través de la subcontratación o outsourcing

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.

Temas