Secciones
Medidas para mejorar la crisis económica pueden convertirse en armas de doble filo
Economía

Medidas para mejorar la crisis económica pueden convertirse en armas de doble filo

La pandemia ha generado elevado estrés financiero tanto en empresarios como en personas físicas.

por La Verdad

Medidas para mejorar la crisis económica pueden convertirse en armas de doble filo

Medidas para mejorar la crisis económica pueden convertirse en armas de doble filo

En vista del confinamiento impuesto en el segundo trimestre del año, pocos han podido cumplir con sus obligaciones y temen la ruina. Por eso, el Estado ha dado aprobación a una moratoria concursal hasta el 31 de diciembre de 2020. ¿Qué implicaciones tiene esta decisión?

Medidas para paliar la crisis económica producida por la pandemia

Los problemas que ha ocasionado la COVID-19 en la economía española parecían comenzar a resolverse tras la reactivación en verano. Tras el cierre del PIB en menos de 17,8 % durante los meses de abril a junio, el PIB se ubicó en 8,7 %. Esto supuso una clara mejoría, que vislumbró la posibilidad de una resiliente mejoría económica.

Sin embargo, con la decisión de nuevas medidas de confinamiento, el temor es que esta posible mejoría caiga en retroceso. La preocupación de esta nueva recesión que se prevé peor, es el pan de cada día de los empresarios a quienes se les ha dificultado el cumplimiento de sus obligaciones. Pero frente a tales circunstancias, la moratoria concursal parece ser una vía de desahogo.

En Decreto Real, se estableció que las empresas que están en viables condiciones económicas, puedan continuar con su actividad, sin temor a una liquidación absoluta. Esta normativa beneficiará a los empresarios y personas físicas hasta el 14 de marzo del siguiente año. Lo que implicará:

  • Que se suspenden la obligación a hacer la solicitud de un concurso de tipo voluntario.
  • EL juez no tendrá la obligación de procesar la admisión del trámite de concurso que haya sido solicitado por los acreedores.
  • Que el juez no puede admitir las solicitudes presentadas por acreedores hasta el 31 de octubre, con el fin de aplicar un concurso sobre incumplimiento de deudas.

¿Cuál es el objetivo de esta moratoria concursal?

La meta principal de esta medida es brindar apoyo a aquellas personas físicas o empresas que hayan sufrido estados de insolvencia durante la crisis sanitaria. De esta manera, estos podrán aplicar a una reestructuración de la deuda y lograr un período de descanso para recuperarse de la crisis financiera.

Se trata de evitar que empresas con proyectos que presentan una alta tasa de viabilidad, terminen en un concurso debido a las pérdidas generadas por la pandemia. Por otro lado, supone un desahogo para los tribunales mercantiles en el país, en un período altamente crítico para la salud y lo económico.

Ahora bien, esta medida de moratoria concursal no limita a quienes decidan hacer de manera voluntaria la solicitud de un concurso de acreedores. Empresarios o personas físicas que deseen aplicar a esta medida para la resolución de sus deudas, podrán hacerlo sin presentar inconveniente alguno.

Esta última medida es beneficiosa en muchos aspectos. Por ejemplo, algunas empresas optaron por el concurso durante el peor trimestre del 2020. Quienes estaban conscientes de su imposibilidad para asumir las obligaciones con sus acreedores, vieron la opción del concurso como una salida.

¿Qué pasa si se alarga este período moratorio?

Ahora bien, esta medida parece tener un efecto contraproducente, según lo explica el Banco de España. De prolongarse este período moratorio de concurso de acreedores, se prolonga la vida infructífera de algunas empresas. Es decir, que sin un financiamiento bancario, terminarían por desaparecer de igual forma, aunque no aplicasen la moratoria concursal.

Por otro lado, los trámites que se acumulen durante este período, terminarían exacerbando los problemas tanto de empresario, acreedores y el Estado. Además, empresas que sobrevivan a este período y que aún así no constituyan un elemento posible de rescate, reduce los beneficios de otras empresas.

La historia de esta pandemia ha demostrado que las medidas de confinamiento establecidas de manera arbitraria e impuesta no han supuesto en beneficio económico para los países. De hecho, la moratoria concursal es tan solo una vía para paliar los efectos negativos que han surgido tras la crisis que ha ocasionado la COVID-19 en materia económica.

Ahora bien, la extensión de una moratoria en los concursos pudiese agravar la ya deteriorada situación. Por ejemplo, permitir que sobrevivan empresas que no poseen viabilidad, puede disminuir la posibilidad de financiamiento a otros empresarios. Además, se generaría una asignación de recursos inadecuada, que no genere la productividad necesaria para afrontar una nueva recesión.

Temas

Comentarios