Secciones
¿Es posible lograr una verdadera independencia económica?
Economía

¿Es posible lograr una verdadera independencia económica?

La respuesta corta a la pregunta que encabeza el artículo es sí, pero la respuesta larga tiene muchos matices y está formada por el cuerpo del artículo entero.

por LaVerdad

¿Es posible lograr una verdadera independencia económica?

¿Es posible lograr una verdadera independencia económica?

La respuesta corta a la pregunta que encabeza el artículo es sí, pero la respuesta larga tiene muchos matices y está formada por el cuerpo del artículo entero. Claro que podemos lograr unos ingresos extra de forma más o menos sencilla (hay muchas websites con consejos para ganar algo de dinero) ya sea para no tener que llegar a final del mes con el agua al cuello por culpa de las deudas, o simplemente para ahorrar algo de dinero con el fin de disfrutar de algún capricho de vez en cuando.

Sin embargo, si lo que realmente queremos es lograr una total independencia económica debemos trabajar para nosotros mismos. Esto no es fácil de conseguir ya que requiere dedicar tiempo, mucho tiempo, a especializarnos en algún aspecto que pueda convertirnos en nuestros propios jefes, y, una de estas especializaciones, que está muy de moda últimamente, es la de convertirnos en traders.

Esta profesión es difícil y arriesgada, requiere de mucha experiencia con mercados volátiles y además corremos el riesgo de perder el dinero invertido, algo que, obviamente, queda muy lejos de nuestro objetivo de vivir más cómodamente o incluso de convertirlo en nuestro modo de vida.

¿Por qué deberíamos buscar nuestra independencia económica?

Con la sombra de una nueva recesión acechándonos continuamente, la guerra comercial entre China y los Estados Unidos, la perenne inestabilidad en el Golfo Pérsico o la inflación que nos flagela en el subcontinente, no depender de terceros para emplearnos y conseguir nuestro sustento por nuestra cuenta es una buena idea.

En México el autoempleo a un nivel de subsistencia ha sido la tónica habitual durante gran parte de nuestra historia. Los mejicanos sabemos lo que es el esfuerzo, pero con internet y las posibilidades que ofrece no es descabellado pensar que podemos pasar al siguiente nivel. La red de redes ofrece una cantidad ingente de conocimiento de forma gratuita y acceso a muchas áreas y actividades que antes nos podían estar vetadas.

En el caso del trading online, ya no tenemos que acudir a un banco o realizar nuestras inversiones a través de llamadas telefónicas a nuestro bróker, sino que, solo accediendo a nuestro celular mediante una app, ya seamos hombres o mujeres, las posibilidades que se abren ante nosotros son casi infinitas.

Elegir un buen bróker

Operar con un bróker de confianza es fundamental para asegurar que nuestra inversión está a salvo, ya que no son precisamente escasas las noticias de supuestas exchanges o brókeres que una vez depositamos nuestro dinero desaparecen con él, o nos dan largas o directamente nos es imposible volver a contactar con ellos.

En nuestro país operan varios brókeres de confianza, debidamente regulados por la autoridad competente y que cumplen todos los reglamentos.

Uno de nuestros favoritos es iForex, ya que nos permite operar con múltiples activos como acciones, divisas, índices, materias primas o las recientemente incorporadas a nuestras vidas, las criptomonedas. Todos estos instrumentos financieros pueden ser operados a través de CFDs cuya ventaja más sustancial es que existe el potencial de obtener mayores ganancias con un capital mínimo (ya que el resto lo pone el bróker). Como contraparte, una de sus principales desventajas es que operar con dinero ajeno nos pone en riesgo de contraer deuda si nuestra operación sale mal. Esto significa que, si perdemos, no solo nuestra inversión inicial puede desaparecer, sino que podemos perder aún más de lo que inicialmente teníamos previsto arriesgar.

Elijamos el bróker que elijamos debemos tener siempre presente que nuestro dinero está en riesgo, y esto vale para cualquier inversión, incluso si hablamos de activos mucho más tradicionales, como pueden ser tierras o vivienda. Nadie nos asegura que lo que hemos adquirido suba de precio, ni siquiera que lo mantenga, cualquier vaivén en la economía o en la política puede hacer que nuestra inversión se desvanezca. Por lo tanto, invirtamos lo que podamos permitirnos y adquiramos los conocimientos necesarios antes de arriesgar lo que tanto esfuerzo nos ha costado ganar.

Temas

Comentarios