Secciones
El punto de cruz no solo existe para el hipil
Economía

El punto de cruz no solo existe para el hipil

Ary Marrufo nos cuenta cómo ha sido su trabajo con las artesanas del interior del Estado, para revitalizar la técnica del punto de cruz con diseños modernos, reconstruir un tejido social apoyando con trabajo bien pagado

por LaVerdad

El punto de cruz no solo existe para el hipil

El punto de cruz no solo existe para el hipil

La empresaria Ary Marrufo nos cuenta sobre la manera de apoyar a las mujeres empresarias y cómo sus diseños llegan hasta Tulum, México, Monterrey y Guadalajara.

¿Qué tipo de trabajo realizas con las artesanas?

Vestidos de noche, donde el diseño es resaltando bordado de punto de cruz el cual es combinado con con pedrería y otro tipo de telas, como la seda, por lo que el trabajo de estas mujeres vale mucho ya que es muy preciso.

¿Cómo ayudaron tus ideas de diseño a estas mujeres?

Yo soy quien llego al pueblo, llevo los diseños y la idea pero son ellas las que con su destreza y visión se vuelven más creativas, lo que les ayuda a crear bordados más modernos y menos tradicionales.

¿Con cuántas bordadoras trabajas?

En Mérida, tengo un taller de costura, donde trabajó con cuarto mujeres y en el pueblo hay nueve bordadoras, quienes desde su hogar, se dedican a realizar sus obras para la colección.

¿Cuál es su percepción de ellas con respecto a su trabajo?

Para ellas es una oportunidad, consideran que estas técnicas están muriendo, ya que los jóvenes de hoy día no tienen el interés por la artesanía pues piensan que ser artesano es ser pobres.

¿En qué se sustenta tu marca?

La marca se basa en los tres pilares de la sustentabilidad, el económico, el ecológico y el social, donde el trabajo es justo para que funcione de ambos lados tanto para la artesana como para nosotros.

Ary Marrufo.

¿Qué te motivó para tener este tipo de trabajo?

El empoderamiento de la mujer, incluso todas las colecciones hablan de ello, ya que lo primordial es darle el valor a las mujeres, ya que la mujer es una musa y fuente de inspiración.

También el crecer entre mujeres me llevo a querer ser de las que hace las cosas diferente y hacer las cosas bien, incluso cuando comencé en diseño no sabia que iba hacer, pero si tenia claro que debería ser algo valga la pena y al hace cinco años cuando comencé a ir al pueblo y al ver a estas sorprendentes mujeres supe que había mucho que hacer.

¿Cómo ha sido la aceptación en el país?

Desgraciadamente la ha sido más fuerte la aceptación en otras partes del país que en Mérida, aquí me a costado más trabajo en entrar por el simple hecho de ser local, por que el punto de cruz bordados no le dan el valor.

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR