Economía

El peso mexicano como activo digital

Por Alejandro Mancilla

21/04/2021 01:27

Actualmente encontramos mucha información sobre criptomonedas y monedas digitales, ambas teniendo en común ser un activo digital. Banxico, interesado en mantenerse a la vanguardia tecnológica y al mismo tiempo proteger la capacidad económica de la ciudadanía, ha encontrado en esta herramienta una manera de fortalecer al Peso y darle mayor apertura internacional.

Un asunto de confianza

Como unidad de valor económico, las monedas digitales guardan varias semejanzas con las criptomonedas. Ambas utilizan tecnología blockchain para proveer de mayor trazabilidad y transparencia en sus transacciones, su costo de emisión es casi nulo y apuntan a ser utilizadas en todo tipo de transacciones.

Su principal diferencia es que mientras las criptomonedas están sujetas a una mayor volatilidad debido a su libre flotabilidad ante la demanda y la oferta, las monedas digitales contarán con el respaldo de los bancos centrales para regular su valor, disponibilidad y corregir cualquier anomalía técnica, haciéndoles más estables en comparación.

Estos comportamientos los podemos ver en el peso mexicano al compararlo con otras divisas a través de la aplicación financiera Metatrader 4 y sus índices en los mercados Forex. Así mismo, nos muestra la valoración de las criptomonedas y su aceptación. Todo ello se puede visualizar a través de los movimientos que haya presentado el mercado, un comportamiento que podemos profundizar en la sección educativa de la misma aplicación.

Abriendo puertas a la inclusión

Ante la popularización que han tenido las criptomonedas en los últimos 12 años, México ha estado considerando los beneficios de incursionar en la creación de una divisa digital por los aportes sociales y económicos que esta traería. En primera instancia, se elevaría la tasa de bancarización de la población, de ella solo un 36,9% tiene acceso a la banca tradicional, mientras que más del 82,5% utiliza un teléfono inteligente. Un gran aliciente para su implementación especialmente en regiones rurales, remotas o con poca presencia institucional.

A nivel económico, abarataría los costos en comisiones que se tiene con Estado Unidos, su principal socio comercial. Gracias a diversos acuerdos como el TLC, el país percibe 614.500 millones de dólares anuales, sin contar los cientos de millones de dólares que terminan perdiéndose en las comisiones por transacciones. El uso de divisas digitales ahorraría esos costos pudiendo reinvertirse directamente en México. Así mismo, serviría para darle mayor apertura al peso en los intercambios comerciales con otros países, que ya están a la carrera de implementar sus propias soluciones monetarias.

Actualmente, Estados Unidos compite con China para tener su propia moneda digital, tras ver como el gigante asiático está en cabeza y mantiene una gran ventaja en esta competición. Una carrera en la que ya 70 países están participando y de la que Pekín lleva la delantera tras su asociación con SWIFT, un importante sistema de pagos transfronterizos con presencia en más de 200 países y 11,000 entidades financieras que catapultarán al yuan digital como unidad de referencia.

Aunque estar a la vanguardia tecnológica puede suponer un cambio favorable para el país, a corto plazo esto parece más un ideal que un hecho. Sin embargo, las nuevas tendencias financieras incentivarían al país a desarrollar e impulsar su moneda digital para destacar en un mercado global más competitivo.

Lee también

Temas

  • dinero