Economía

¿Cuál es el proceso de contratación de un outsourcing?

¿Cuál es el proceso de contratación de un outsourcing?

¿Cuál es el proceso de contratación de un outsourcing?

El proceso de contratación de un outsourcing consiste en el análisis de los beneficios que puede aportar la subcontratación a la empresa.

Por Lucero Cetina

26/05/2021 10:02

Para iniciar el proceso de contratación de un outsourcing es necesario conocer los 7 pasos de análisis que ejecutarán ambas partes para definir los beneficios de la empresa contratante y la de externalización.

Si deseas conocer cada una de las partes del proceso, así como los diferentes tipos de outsourcing que puedes contratar, La Verdad Noticias te informa y te explica cada una.

¿Qué es el outsourcing?

¿Qué es un outsourcing?

Outsourcing o subcontratación en su definición original es el proceso de transferencia a terceros de procesos no core de la compañía, que permiten a las compañías dedicarse a las funciones core del negocio; las que aportan valor a la compañía y a sus clientes. Hay que reconocer el mejor momento para realizar el proceso de contratación de un outsourcing.

Los factores más habituales que lo determinan son cuando:

  • Los costes fijos resultan muy altos para cubrir las necesidades estacionales.
  • La inversión necesaria para ofrecer un servicio de calidad supera la capacidad financiera.
  • Aparece la necesidad de convertir los costes fijos en variables.
  • El proceso ha alcanzado el nivel de madurez suficiente.

El outsourcing se asume como un modo de conseguir una mejora en los resultados de la cadena de valor, conceptualizando el proveedor como un partner en la propuesta de valor al cliente final.

¿Cuál es el proceso de contratación de un outsourcing?

Proceso de contratación de un outsourcing

El proceso de externalización u outsourcing se divide en 7 pasos para su realización, tanto la metodología, la biblioteca de tecnologías, como otros escritos usan este proceso para realizar la externalización:

  1. Planificación de iniciativas.
  2. Análisis de coste/beneficio.
  3. Implicaciones estratégicas.
  4. Selección de proveedores.
  5. Términos y condiciones.
  6. Migración de recursos.
  7. Gestión de la relación.

Los proyectos son cada vez más complejos y difíciles, ya que se quiere mayor eficacia, menos costes, más valor de la compañía, etc. El cliente y el proveedor desean cosas diferentes, y este es el verdadero valor de cómo hacer un buen proceso de externalización, el reto con el que se debe lidiar.

Tipos de outsourcing que se pueden contratar

Tipos de outsourcing

Los tipos de outsourcing se pueden dividir en localización, profundidad y trabajo:

-Localización. Lugar físico en el que se va a realizar el servicio. La localización se divide en:

  • On site: en las oficinas del cliente.
  • Off site: en unas oficinas externas al cliente. Existen tres tipos.
  • On shore: todos los servicios a nivel de equipo se encuentran en casa del cliente, pero el servicio de mantenimiento se hace desde el exterior.
  • Near shore: parte de los servicios equipo y recursos se encuentran en la casa del cliente y otros fuera de la casa del cliente, y el servicio se hace en remoto.
  • Off shore: los servicios equipo y los recursos están fuera de la casa del cliente, y el servicio se realiza remotamente.

-Profundidad. Dentro de los procesos de la compañía, qué procesos se van a externalizar, hay tres tipos:

  • Individuales: procesos realizados individualmente por un recurso y que se deciden externalizar. Por ejemplo, la ejecución de la facturación.
  • Funcional: funciones realizadas por una parte de un departamento que se externalizan para que las realice un tercero. Por ejemplo, el departamento de pago a proveedores.
  • Competenciales: todas las competencias de un tercero se externalizan fuera de la empresa. Por ejemplo, todo el departamento de logística.

-Trabajo. Cómo va a estar distribuido el servicio. Se puede dividir en:

  • Proceso: se externaliza un proceso que hace la compañía. Por ejemplo, todo el proceso logístico de la compañía.
  • Proyecto: se externaliza un proyecto para la compañía. Por ejemplo, el proceso de implantación de un ERP.

Después de conocer los tipos de subcontratación, es momento de iniciar el proceso de contratación de un outsourcing, el que más te convenga.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.