Secciones
Carlos Hurtado, director general del CEESP
Economía

Apoyos de la 4T desincentiva búsqueda de empleo: CEESP

Pese a la recuperación económica y mayor necesidad de trabajo se ha encotrado con una menor demanda de colaboradores.

por EverardoMartínez

Carlos Hurtado, director general del CEESP

Carlos Hurtado, director general del CEESP

Los apoyos en efectivo que el gobierno federal otorga a la población generan que haya un menor deseo de conseguir empleo, concluyó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), en un análisis.

“Una hipótesis plausible para explicar este comportamiento es que los miembros de una buena cantidad de hogares perdieron los incentivos a ocuparse, al menos formalmente, debido a las transferencias directas que el hogar recibe vía los programas sociales del bienestar”, apuntó la institución que encabeza Carlos Hurtado.

Este esquema de otorgar recursos en efectivo a la población ya generó un problema de pobreza entre la población argentina a finales del siglo pasado y entre 2003.

Pese a los programas sociales para la población, el índice de pobreza en Argentina alcanzó su máximo de 60 por ciento.

Las críticas de expertos sobre el caso de Argentina, que instauró programas sociales de 1995 al 2000, se ubicaban en las políticas sociales concebidas como una estrategia del gobierno para intervenir en los vínculos sociales y paliar la pobreza, y que demostraron una escasa capacidad para resolverlos porque no se localizan precisamente en el ámbito de la producción.

Para el CEESP, en México actualmente la falta de dinamismo de la participación de la población en edad de trabajar es un tanto sorprendente.

Explica que después de la “profunda” recesión causada por la pandemia se podría pensar que habría una reacción fuerte de la oferta de trabajo.

No obstante, congruente con la lentitud de dicha participación, hay evidencia “anecdótica” de excesos de demanda de trabajo -vacantes que se ofrecen sin éxito- en diversas zonas del país.

Te puede interesar: Nuevo récord de México: en el 2022 se generaron más de 1 millón de empleos formales

Durante la pandemia muchas personas dejaron de trabajar, aunque expresaban su deseo de hacerlo, pero no buscaban ocupación y por lo tanto no participaban.

Este número de personas llegó a cerca de 20 millones en los primeros meses del confinamiento y luego se redujo, aunque se mantuvo encima de sus niveles de 2019.

En este año, la población disponible se redujo a niveles previos a la pandemia, pero en buena medida no pasaron a participar en el mercado laboral, sino que se mantuvieron “no disponibles” es decir, sin trabajar ni expresar su deseo de hacerlo.

“Si ese es el caso, los riesgos serían graves. La informalidad se podría asentar en vez de disminuir, se podría perder la acumulación de capital humano que significa el empleo formal y, por lo tanto, las posibilidades de muchos jóvenes de salir de la pobreza se podrían reducir”, expone el CEESP en su nota semanal.

Finalmente, apunta que se requieren medidas claras de política pública mediante acciones infraestructura, energía y banca de desarrollo para el fortalecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Además, reitera el Centro que hacen falta incentivos a la participación laboral y la formalización del empleo con vistas a no solamente aliviar la precariedad de las condiciones sociales sino a facilitar la movilidad social.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado.

Temas

Comentarios