Secciones
Adiós a los Pueblos Mágicos
Economía

Adiós a los Pueblos Mágicos

 

El aumento de la violencia en estos lugares y el que se entregara el titulo de Pueblos Mágicos a unos 83 en dos años llegó a ser, los nombramientos unos “obsequios”

por LaVerdad

Adiós a los Pueblos Mágicos

Adiós a los Pueblos Mágicos

En atención a los lineamientos de la Secretaría de Turismo federal, el programa Pueblos Mágicos desaparece, dejando tras de sí un mecanismo de promoción turística que detonó la economía en muchos pueblos indígenas del país y que Yucatán cuenta con dos: Izamal que obtuvo el reconocimiento en 2002  y Valladolid, que logró certificarse en 2012.      

La Secretaria de fomento turístico en la entidad, Michelle Fridman, señaló su sentir al cerrarse este programa, pues se tenía una propuesta para inscribir a más pueblos mágicos de  Yucatán por sus características, ya que cumplían los  requisitos del programa. 

El programa Pueblos Mágicos se inició en el año 2001.

“El que no tengamos oficialmente más pueblos mágicos nos pone en desventaja porque los Pueblos Mágicos recibían muchos beneficios y eso nos afecta, ahora estamos a la espera de conocer los nuevos programas para apuntar a ellos”, enfatizó.

Pese a que no habrá más Pueblos Mágicos, actualmente se desarrolla un proyecto parecido, pero este es propio del estado y se incluye inicialmente a Sisal, Muna, Maní, Oxkutzcab y Ticul.

Con esto se busca mejorar sus servicios y atraer más inversión e infraestructura para convertirlos en destinos turísticos, de agroturismo, turismo social y que su derrama económica aumente para que así se vayan preparando las comunidades para migrar al pueblos mágico o paraíso indígenas, finalizó Fritman.

Al principio se trata de nombrar a 50 destinos que contaran con elementos de identidad y riqueza cultural que permitieran la difusión de sus tradiciones.

Los inicios

El programa Pueblos Mágicos se inició en el año 2001 para reconocer a las poblaciones del país que por muchos años, habían estado en el imaginario colectivo (conjunto de mitos y símbolos) de la nación y que representaban alternativas frescas y diferentes para los visitantes tanto nacionales como extranjeros.

Cada uno de los destinos reconocidos en el programa contaba con características únicas, que eran desde: un pasado indígena, legado del antiguo imperio colonial español, la preservación de tradiciones a lo largo del tiempo e importantes lugares donde ocurrieron acontecimientos históricos en la vida de la población mexicana.

El Programa Pueblos Mágicos, fue impulsado por Sectur federal, en conjunto con los tres niveles de gobierno a través de las autoridades de turismo locales.

Al principio se trata de nombrar a 50 destinos que contaran con elementos de identidad y riqueza cultural que permitieran la difusión de sus tradiciones, el conocimiento de sus artesanías y proyectarlos como parte de la diversificación turística que el país estaba detonando en aquel momento.

Asimismo para sugerir lugares de visita para los ciudadanos en vacaciones y días de asueto. Los pueblos mágicos seleccionados serían dotados de recursos económicos para la promoción y mejora de infraestructura, que se reflejara en la oferta de servicios, pero también debían cumplir con ciertos requerimientos que distinguieran a estas poblaciones como notables, entre los que destacan: homologar las fachadas de domicilios y comercios, señalización y nomenclaturas con un diseño exclusivo y claro para visitantes, cableado subterráneo para no atentar con al atractivo visual, etc.

Amenazados de antemano

Apenas el pasado 3 de julio, dos días después del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las urnas, Miguel Torruco, actual secretario de Turismo, señaló que se revisaría el programa de Pueblos Mágicos, al comentar que se habían dado nombramientos “como obsequios”, cuando en los últimos dos años de la administración de Felipe Calderón pasaron de 36 a 83.

El nuevo secretario de turismo federal alertó también, que la violencia en estos pueblos se incrementó 28.8%, sobre todo los homicidios dolosos que sumaron 732 en la primera mitad de 2018.

Cancelan la partida

Los 121 Pueblos Mágicos dejarán de recibir los apoyos etiquetados por el gobierno federal, ya que en el Proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 desaparece la partida para las localidades con dicho reconocimiento.

Este año, el monto para estas ciudades fue de 586 millones de pesos, a partir del Programa de Desarrollo Regional Turístico Sustentable y Pueblos Mágicos. La denominación inició en 2001, se le destinaron poco más de tres mil millones de pesos en 16 años y el pasado septiembre fueron incorporadas 10 nuevas localidades.

_Jaime Tetzpa _Eliza Ongay

Temas

Comentarios