Ecología

Nacen siete demonios de Tasmania después de 3.000 años de su extinción

Nacen siete demonios de Tasmania después de 3.000 años de su extinción

Siete demonios de Tasmania han nacido en el Parque Nacional Barrington, al norte de Sídney, tras 3.000 años de su desaparición.

Por Adrian Cisneros Rodriguez

26/05/2021 04:09

Los demonios de Tasmania han nacido en la naturaleza del continente de Australia por primera vez en más de 3.000 años, dijo un grupo de conservación, con siete recién nacidos que generan esperanzas de que los animales en peligro de extinción puedan sostener una nueva población reproductora.

Los demonios de Tasmania, el carnívoro marsupial superviviente más grande del mundo, fueron exterminados en el continente después de ser cazados por los dingos, un tipo de perro salvaje, y desde entonces han estado confinados al estado insular de Tasmania.

Los demonios de Tasmania vuelven a ver la luz

Los números allí también han disminuido desde la década de 1990 debido a una enfermedad tumoral facial y se cree que quedan menos de 25,000 en estado salvaje. "Hay tanto en juego aquí. Hemos hecho todo lo posible, pero si los demonios no se reproducen, se acabó", dijo a Reuters Tim Faulkner, presidente del grupo de conservación Aussie Ark.

Aussie Ark dijo que los siete joeys gozaban de buena salud y que los guardabosques monitorearán su crecimiento durante las próximas semanas. Aussie Ark liberó a 26 adultos a finales de 2020, que ahora han producido los siete nuevos joeys.

Demonios de Tasmania nacen de forma natural en Australia

Los demonios, del tamaño de un perro pequeño y que se hicieron famosos por el feroz personaje de dibujos animados de los Looney Tunes conocido como "Taz", fueron incluidos como en peligro de extinción en la Lista Roja de las Naciones Unidas en 2008.

Este animal pequeño, musculoso y robusto, Sarcophilus harrisii es el marsupial carnívoro más grande que queda en el mundo tras la extinción del último e icónico tilacino, o lobo marsupial. Su mal olor, el desagradable sonido que emite cuando se siente amenazado, y una fiereza sin parangón a la hora de alimentarse le han valido a esta bestia en miniatura su merecido apodo de diablo o demonio.

Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerte informado