Secciones
La importancia de las abejas.
Ecología

La importancia de las abejas

Las abejas tienen una función vital en los procesos del medio ambiente, es por este motivo que debes conocer su importancia.

por MarinaRosales

La importancia de las abejas.

La importancia de las abejas.

Las abejas tienen una función vital y es que un 70% de la agricultura depende de ellas, es más para explicarlo mejor, al menos 70 de los 100 productos con los que nos alimentamos, son dependientes de la labor de las abejas y la función que estas cumplen.

Las abejas tienen una función vital en los procesos del medio ambiente, es por este motivo que debes conocer su importancia.

Las abejas son indispensables para la polinización de las plantas, al igual que ellas existen otros agentes polinizadores como las avispas, las mariposas y otros insectos. Además, entre el grupo de las aves también se encuentran pájaros que se destacan como agentes polinizadores, como los colibríes.

La importancia de las abejas.

La polinización es el intercambio de polen entre las flores y su principal motivo es lograr la reproducción de cualquier tipo de semilla y de frutas, proceso fundamental para el mantenimiento de la vida sobre la tierra.

ABEJA POLINIZADORA.

Su contribución en términos económicos es realmente significativa, hasta tal punto que la renta directa de la apicultura (miel, cera, polen y otros productos) pasa a un segundo término. La agricultura es la primera y auténtica beneficiaria de los servicios prestados por las abejas.

DATOS IMPORTANTES

Los mamíferos voladores, como los murciélagos, o los roedores, como los marsupiales australianos, se suman al proceso, ya que pueden transportar el polen.

Las abejas pueden volar a velocidades de hasta 15 millas por hora.

Una colonia de abejas puede contener hasta 60.000 abejas en su apogeo.

Una sola abeja obrera produce alrededor de 1 1/2 cucharadita de miel en su vida.

Produce alrededor de 1 1/2 cucharadita de miel en su vida.

Una abeja obrera industriosa puede visitar 2000 flores por día.

Hay miles de especies de abejas, unas viven solas, otras en agujeros en el suelo, algunas no tienen aguijón.

Las abejas reinas pueden vivir hasta 6 años, reduciendo su capacidad reproductiva según envejece.

Las flores que alimentan a las abejas tienen néctar o polen, o ambas.

El néctar es una sustancia dulce compuesta en su mayor parte por fructosa, y servirá como ingrediente para la miel.

Además de néctar y polen las abejas recolectan “mielatos” o miel de bosque, sustancias azucaradas segregadas por insectos chupadores de savia de pinos, abetos, etc.

Uno de los mensajes más complejos es el “baile de las abejas” con el que una pecoreadora (obrera adulta que va a las flores) indica a sus compañeras en qué dirección volar con posición relativa al Sol.

Poseen una gran importancia ecológica.

El Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos ha incluido por primera vez a este animal como especie en peligro; concretamente a siete especies que contarán con una protección especial en virtud de la Ley de Especies en Peligro.

Entre los motivos de la reducción de la población de abejas está la reducción de su hábitat, los incendios, las especies exógenas, los pesticidas y la pérdida de diversidad genética.

Temas

Comentarios

Te puede interesar