Secciones
Jacaranda, la historia en México
Ecología

Jacaranda, la historia en México

El morado embellece las calles con las jacarandas, pero ¿Sabes cómo llegaron a México? 

por RaúlMay

Jacaranda, la historia en México

Jacaranda, la historia en México

El árbol de jacarandas es una joya para muchas ciudades de nuestro país, se cree que es endémico de México por la facilidad y la cantidad que puedes apreciar en las calles, pero ¿Sabes realmente de dónde viene?

Esta historia sobre las jacarandas en México empezó con la historia de un japonés llamado Tatsugoro Matsumoto que era un jardinero imperial en Tokio. Él estudió el antiguo arte de la jardinería japonesa que era reconocida de los años 1336 a 1573, cuando estaba de moda los arreglos de flores, los jardines y las ceremonias de tés.

Antes de empezar con la historia de los árboles de jacaranda en nuestro país, tnemos que conocer la historia de Matsumoto. Resulta que este japonés fue contratado en Perú, ya que su gobierno estaba en busca de alguien que pudiera diseñar hermosos jardines, y Matsumoto era el indicado. Antes de ir a ese país, pasó por México y se maravilló por el amor que los mexicanos teníamos por las flores y las plantas.

Fue en 1897, después de haber estado varios años en Perú, que llegó a México por una petición del gobierno japonés.

Tatsugoro Matusmoto

En Perú fue conoció a un rico hacendado de nombre José Landeros y Cross que lo invitó de nuevo a México para hacerle un jardín japonés, en donde tomó la decisión de vivir en nuestro país, de hecho, viajó a Japón para vender sus cosas y le dijo a sus hijos y esposa que cuando hiciera fortuna, iba a regresar por ellos, pero … nunca regresó.

Llegando a la Ciudad de México, la Roma era el hogar de muchos nuevos ricos, una colonia elegante, con casas grandes que tenían el tamaño de jardines perfecto para las obras de Matsumoto. Como era más arquitecto paisajista, que jardinero, la gente lo empezó a contratar y a hacerse de un nombre entre los millonarios de aquel entonces, por esa razón el Presidente Porfirio Díaz le pidió que hiciera varios arreglos florales en la entonces, residencia presidencial, en el Castillo de Chapultepec.

En 1910, tras el primer acontecimiento de independencia, el gobierno de Díaz invitó a varios presidentes, entre ellos el gobierno japonés. En la cual hubo una exposición de productos japoneses en el “Palacio de Cristal” donde Matsumoto montó un jardín que inauguró el propio presidente de México, Porfirio Díaz, y la delegación diplomática de Japón.

Ese año llega el hijo de Matsumoto, Sanchiro Matsumoto, que le ayudó a administrar su negocio, creando, junto con su padre, un imperio en la confección de jardines.

En la Ciudad de México comenzó la moda de las jacarandas

Después de los conflictos políticos que hubo en esas fechas, los Matsumoto le recomendaron al presidente Álvaro Obregón (1920.1924) que plantara árboles de jacaranda en las principales avenidas de la Ciudad de México, un árbol que introdujo desde Brasil y que gracias a sus dotes en la jardinería, había logrado que las jacarandas se reprodujeran en su vivero. Además comentaba que las condiciones del clima en México eran las ideales para que, en primavera, las jacarandas florecieran y duraran más tiempo.

El proyecto de este japonés fue tan impecable que logró que las jacarandas se reprodujeran con éxito en la ciudad de México, con tanto éxito, teniendo tanta presencia que se ha confundido con una planta nativa. Desde esas fechas, las jacarandas adornan muchas ciudades en marzo y abril.

Matsumoto dejó un legado en México y en otros estados como Querétaro, en donde dejó su corazón, ya que nunca regresó a su natal Japón, muriendo en 1955 a l a edad de 94 años.

Querétaro es una ciudad que también gusta de las jacarandas

Y a ti, ¿Te gustan estos árboles de jacaranda tanto como a Matsumoto?

Comenta abajo en qué estados de México los has visto y ayúdanos a hacer eco de esta eco-información.

Temas

Comentarios