Secciones
Herbario Nacional, el refugio histórico de plantas
Ecología

Herbario Nacional, el refugio histórico de plantas

El Herbario Nacional ayuda a conocer la diversidad florís­tica de México y aporta la información de los ecosistemas que conviven en selvas y desiertos  pequeño cambio implica no solo la extinción de plantas, sino también de animales o insectos.

por LaVerdad

Herbario Nacional, el refugio histórico de plantas

Herbario Nacional, el refugio histórico de plantas

El Herbario Nacional ayuda a conocer la diversidad florís­tica de México y aporta la información de los ecosistemas que conviven en selvas y desiertos  pequeño cambio implica no solo la extinción de plantas, sino también de animales o insectos.

Como muestra de la riqueza en biodiversidad que existe en México, el Instituto de Biología (IB) de la UNAM resguarda el Herbario Nacio­nal de México, uno de los más reconocidos a nivel internacional por ser el acervo que mejor representación tiene de las plantas nativas del país.

Con una colección que resguarda información obtenida por ex­ploradores e investigadores desde hace más de 200 años, el Herbario Nacional custodia hoy cerca de un millón 500 mil ejemplares que se pueden encontrar en el país; de dicha reser­va destacan 10 mil 500 ejemplares de su co­lección-tipo, que son aquellos en los cuales se basa la descripción de una especie, y cuya presencia y número en los acervos bioló­gicos son una medida del aporte al conoci­miento científico de la biodiversidad de una región.

El profesor e investigador del Instituto de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Alberto Reyes García, re­saltó la importancia que significa el conoci­miento de la diversidad florística del país.

Subrayó que gracias a la información recabada en este herbario hoy es posible co­nocer la distribución geográfica de todas las especies de plantas que crecen en el país, a partir de lo cual se busca ayudar a desarro­llar las políticas de aprovechamiento sus­tentable existentes.

Por ello, para quien busca conocer la ri­queza del país es posible visitar estas 11 co­lecciones resguardadas en igual número de salas, una de las cuales se especializa en al­gas, hongos, líquenes y biofitas, y las 10 res­tantes en plantas vasculares, explicó.

Estas salas se dividen por clasificación en Polypodium, Zea, Bletia, Acacia, Opun­tia, Thevetia, Salvia, Dahlia, Tipos y Flo­ras, donde se pueden encontrar desde los ejemplares más conocidos hasta las plantas que dieron origen a las que hoy se conocen, como el maíz.

Algunos de los ejemplares fueron recolectados hace más de 200 años.

Años de conocimiento

Además, continuó, asociada a la colección de plantas vasculares está la colección de frutos y semillas y la Xiloteca, que es una selección de maderas (xylos=madera) y en cuyo acervo está representada en mayor o menor medida la propia flora del país.

Como con la fauna, la biodiversidad flo­rística de México juega un papel preponde­rante para la conservación de los ecosiste­mas del territorio nacional, sobre todo ahora que el planeta enfrenta el gran reto que re­presenta el calentamiento global, advirtió.

Y es que muchas de las especies herba­rias del país son más vulnerables al cambio climático de lo que uno puede imaginar, como podrían ser los líquenes y los hele­chos, afectados severamente por los actuales ciclos de sequía y que son más intensos de lo que solían ser.

Esta vulnerabilidad, detalló Reyes Gar­cía, se debe a que muchas plantas están per­fectamente sincronizadas a ciclos naturales, de manera que si un periodo de sequía se intensifica o las lluvias tardan en llegar, es indudable que no podrán reproducirse y co­menzarán a estar en peligro de extinción.

Pero los efectos del cambio climático pueden incluso ser más profundos y graves, pues gran parte de la biodiversidad florística está perfectamente relacionada en interac­ción con la fauna que vive en el país.

Temas

Comentarios