Ecología

Estamos a tiempo de salvar la laguna de Bacalar

La laguna de los 7 colores

La laguna de los 7 colores

La laguna de los 7 colores está en riesgo por químicos de trasgénicos, dice la investigarora de Ashanti Acosta Sinesi.

Por Efrén Martín

18/01/2018 08:00

La bióloga e investigadora, Ashanti Acosta Sinesi, calificó como alarmante la rapidez con la que se incrementan los niveles de contaminación en la Laguna de Bacalar, donde especialistas de Estados Unidos y ECOSUR ya realizan estudios de investigación.

Un punto que genera preocupación a los investigadores es que en la región, tanto en cenotes como aguas subterráneas, se han detectado residuos de agroquímicos utilizados para la producción de semillas transgénicas, que en determinado momento llegarán a la laguna.

En el marco de la conferencia Alerta Bacalar, la bióloga presentó un informe sobre las condiciones en las cuales se encuentra la llamada Laguna de los Siete Colores, principal atractivo del Décimo Municipio.

Hay que señalar que prestadores de servicios turísticos, ambientalistas y el diputado Javier Padilla Balam, han alertado sobre la contaminación que enfrenta el cuerpo de agua, pues la cabecera municipal carece de drenaje sanitario.

Además, en la llamada Costera de Bacalar, se estima que al menos 40 viviendas operan como hoteles “pirata” y hostales, a pesar de que carecen de infraestructura para el tratamiento de aguas negras.
 

Ashanti Acosta, durante su ponencia “Situación Ecológica Actual de la Laguna de Bacalar”, afirmó que a través estudios para ubicar coliformes fecales y bacterias Escherichia Coli, se pudieron establecer señales de contaminación.

Reconoció que son alarmantes los indicadores sobre la velocidad como se incrementa la contaminación fecal en agua, aunque dejó en claro que “se está a tiempo de revertir los efectos”, aunque para ello ya es necesario actuar.

En este sentido, insistió en la importancia de emprender acciones urgentes, porque en la región se ha encontrado residuos de glifosato, agroquímico utilizado en semillas transgénicas de maíz y soya.

Adicionalmente, en la zona de Blanca Flor y Salamanca, se ha realizado el desmonte de mil 500 hectáreas para realizar cultivos de soya transgénica, por lo que, en determinado momento, se contaminará el manto freático y la Laguna de Bacalar.

La investigadora resaltó que con el apoyo de científicos provenientes de la Universidad de Milwaukee, El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) y la asesoría de la Universidad Autónoma de México (UNAM) se realizan muestreos pilotos para determinar los niveles de contaminación.

“Son alarmantes los indicadores de contaminación, pero estamos a tiempo de revertir efectos, pero es necesario actuar”, concluyó.

LOS DATOS:
40 casas fungen como hoteles pirata.

Mil 500 hectáreas para cultivos de soya transgénica.

Lee también

Temas