Secciones
Carreteras y tráfico, un peligro para las áreas protegidas
Ecología

Carreteras y tráfico, un peligro para las áreas protegidas

Las carreteras y el tráfico que provoca el transporte humano alteran el comportamiento de los animales que habitan las zonas protegidas

por LaVerdad

Carreteras y tráfico, un peligro para las áreas protegidas

Carreteras y tráfico, un peligro para las áreas protegidas

Los parques naturales protegidos se encuentran en peligro debido a la densidad de tráfico, el aumento de carreteras y su cercanía, provocando cambios en el comportamiento de los ciclos naturales de los animales que habitan estas áreas

La Estación Biológica de Doñana (EBD) realizó un estudio en el que se demuestra la amenaza que representa el transporte humano para la biodiversidad de las áreas naturales protegidas. En un comunicado se informa que el análisis se realizó en el Parque Natural de las Bardenas Reales, Navarra.

Para analizar los patrones de comportamiento de las aves carroñeras utilizaron 130 cadáveres a distancias diferentes de una carretera crecana al parque. Los vehículos fueron medidos con contadores de tráfico y las aves carroñeras con cámaras ocultas.

Se concluyó por parte de la Estación Biológica de Doñana que las carreteras y la densidad de vehículos que circulan por ellas pueden alterar la estructura y funcionamiento de las redes tróficas:

El aumento del número de carreteras y su proximidad, la densidad de tráfico, y el uso de vehículos en estas áreas protegidas modifican los patrones de acceso a recursos en las aves carroñeras estudiadas.

El número de aves y especies carroñeras y la probabilidad de consumo son menores a medida que el cadáver se encuentra más cercano a la carretera y a la densidad de autos que circulan.

"Que las carreteras producían afecciones negativas al medio ambiente era algo ya conocido pero este estudio resulta novedoso porque demuestra que también la intensidad de tráfico rodado determina afecciones a procesos ecológicos complejos como es el consumo compartido de un recurso trófico por un gremio de aves. Confiamos en que estos resultados sirvan para apoyar la regulación de la afluencia de visitantes en áreas protegidas, algo que resulta fundamental en un momento de auge del ecoturismo en todo el mundo" José Antonio Donázar, investigador principal del estudio.

 Las áreas recreativas como parques naturales y el ecoturismo necesitan de carreteras y caminos dentro de las mismas zonas protegidas, esto trae consecuencias a la biodiversidad,  ya que fragmentan y aislan a las poblaciones de especies, además de la polución y el ruido que provoca el transporte humano.

Es necesario entonces que se regule el transporte para que pueda haber una buena difusión de valores naturales y a su vez sean respetados los procesos ecológicos.

Temas

Comentarios

Te puede interesar