Ecología

7 mil litros de agua para hacer un pantalón de Mezclilla

7 mil litros de agua para hacer un pantalón de Mezclilla.

Alrededor de 7 mil litros de agua se utilizan para hacer un pantalón de Mezclilla

Por Marina Rosales

20/06/2018 08:32

Se usan alrededor de 7 mil litros de agua para fabricar un pantalón de mezclilla, mientras que para producir 1 kilo de maíz se usan 1,411 litros.

¿Cómo se fabrica un pantalón?

Para fabricar un pantalón de mezclilla, una vez fabricada la mezclilla se envían a las maquiladoras de ropa, donde es cortada y cosida. Un pantalón está compuesto de quince piezas, aunque dependiendo el modelo y diseño pueden ser menos. Cada pieza se corta en máquinas que calculan los cortes por medio de computadora para mantener la precisión de las medidas y aprovechar al máximo la tela.

Se envían a maquinas de coser.

Después son enviadas a las máquinas de coser, donde un trabajador coloca las 37 costuras en promedio que requiere cada pantalón y los adornos que caractericen al modelo (botones, cierre, remaches, etiquetas, etcétera). Esto tarda un promedio de quince minutos. Una vez concluidos son enviados a la zona de acabados donde se pigmentan para simular manchas, se ponen parches o se rasga la tela, según sea el estilo del modelo. Para finalizar se envían a máquinas de lavado donde se colocan piedras volcánicas que desgastan la tela y le dan el acabado que los distingue.

Se usan alrededor de 7 mil litros de agua.

En la producción  de ropa Se usan alrededor de 7 mil litros de agua por esto es una de las labores más intensivas en consumo de energía y agua, según un estudio de Corte Inglés y la Fundación Botín ha medido la huella hídrica de este proceso con sorprendentes resultados: fabricar un traje de caballero de mezcla de fibra requiere 5.550 litros de agua (cantidad que llenaría más de 5 bañeras de un metro cúbico, donde entran mil litros), frente a los 4.400 litros de unos zapatos de deporte.

Es por esto que el objetivo de dicho estudio es medir la huella hídrica (un indicador que evalúa el consumo directo e indirecto de agua de un producto y su impacto en la calidad de la misma), para poder reducirla, especialmente en las etapas de la producción relacionadas con la tintura y el acabado de los tejidos, donde se usa la mayor cantidad de este líquido.

Acabados de Mezclilla.

Se escogió una selección de artículos producidos en tres proveedores, y aportaron datos de vertidos y sus técnicas específicas para reducir el consumo de agua azul, aquella que se toma de la red y se alimenta de ríos, lagos y acuíferos, de esta manera se eligió como materia prima el algodón y una fibra natural fabricada a partir de la celulosa; y fibras artificiales como poliamida y poliéster en las prendas de vestir.

Los datos que se obtienen de este estudio, es que al fabricar un pantalón de algodón se requiere 3.117 litros de agua, frente a los 688 litros necesarios para uno con Lyocell. La fase de obtención de la fibra supone entre el 94,2% y un 99,5% de la huella hídrica final, según los encargados del estudio, pero cabe señalar que no todas las fábricas textiles utilizan estos materiales de fabricación.

Pantalón de algodón

Fabricar su vestimenta puede sumar hasta 15.000 litros de agua (15 bañeras de mil litros). Para los zapatos de deporte necesitan en promedio 4.400 litros; para un un pantalón vaquero de algodón, 3.000 litros; para una camisa de fibra sintética, 1.000 litros y para una camiseta de algodón requiere 1.200 litros.

El consumo mínimo de agua se puede conseguir desde el inicio de la producción de la materia prima al emplear para la fabricación de las fibras, hasta el empleo de unas tecnologías más eficientes en los procesos de tintura y acabado de los tejidos, según los responsables del estudio.

Al usar fibra artificial (poliamida o poliéster) disminuye en un 44%, 43% y 32% las huellas verde (refleja los consumos asociados a la humedad del suelo y las precipitaciones), azul y gris (color que recibe el agua residual).

Los tejidos procedentes de algodón presentan una mayor huella hídrica azul y gris, frente a aquellos que emplean la fibra natural Lyocell, de una elevada huella hídrica verde, cuya fuente es la precipitación. Para obtener algodón se riega mucho, y la celulosa del Lyocell se obtiene de los bosques europeos y crece con el agua de lluvia.