Secciones
hermanas asesinas
Crimen

¿Recuerdas el caso de las hermanas que asesinaron a bebés y prostitutas?

Las "Poquianchis" son unas hermanas asesinas seriales mexicanas que marcaron las historia con sangre y terror

por LaVerdad

hermanas asesinas

hermanas asesinas

Las hermanas González Valenzuela, mejor conocidas como las temidas ‘Poquianchis’ son mujeres unidas no solo por la sangre, sino por las decenas de asesinatos que cometieron en el pasado.

HISTORIA DE LAS POQUIANCHIS

 

Las hermanas Carmen, Delfina, María de Jesús y Luisa González Valenzuela vienen de una familia disfuncional. Su madre Bernardina, devota rosario les infundió la religión católica, su padre alcohólico Isidro ejercía el abuso de poder y la violencia.

Delfina una de las ‘Poquianchis’, estableció el primer prostíbulo y reclutó a jovencitas inocentes a cuyos padres hacía creer que trabajarían como empleadas domésticas. Instalo cantinas que funcionaban como casas de citas, entre sus clientes se encontraban policías, soldados y autoridades municipales.

Otra de las hermanas llegó con sus mujeres a la feria de San Juan de los Lagos, dónde con el apoyo del alcalde, alquiló dos locales para montar una cantina con varios cuartos para el sexo servicio.

Luego el negocio se trasladó a San Francisco del Rincón, Guanajuato dónde instaló de nueva cuenta su negocio en una casona que contaba con varias camas, tocadores y una silla en cada cuarto.

Otra de las hermanas alquilaba la casa a un homosexual conocido como “El Poquianchis” de ahí surgió el popular nombre.

María de Jesús otra de las hermanas ‘Poquianchis’ regresó al Salto con la convicción de poner su propia casa de citas. Esta carecía de luz y permisos para su apertura, por lo que el secretario del presidente municipal ofreció a María de Jesús algunas “facilidades” a cambio de una condición: sexo.

María Luisa, la cuarta hermana y menor de la dinastía ‘Poquianchis’, había trabajado diez años como cajera en la cantina de Delfina, junto dinero y abandono el negocio de la prostitución y a diferencia de sus hermanas nunca la ejerció.

LOS TERRIBLES ASESINATOS DE LAS ‘POQUIANCHIS’

 

Delfina secuestro a decenas de jovencitas que convirtió en esclavas, le proveían de mujeres taloneras y pupilas a base de engaños, recolectaba jóvenes en Guadalajara con la promesa de conseguirles trabajo como empleadas domésticas.

En las casas de citas de las ‘Poquianchis’ ocurrieron inesperados embarazos en las adolescentes que abortaban clandestinamente en el tugurio. Aquellas a quienes si llegaban a dar a luz les quitaban los bebés, los asesinaban y se deshacían de los cadáveres. Cuando el aborto provocaba la muerte de las pupilas sus cuerpos corrían el mismo destino.

Las  prostitutas que ya no resultaban atractivas eran ultrajadas por animales y posteriormente asesinadas y sepultadas.

LA HISTORIA DE LOS FETOS

 

Supuestamente eran sacrificados y calcinados, y luego introducidos en botellas de refresco que arrumbaban en el patio trasero del burdel. El mito fue desmentido cuando aparecieron varios niños vivos tras la captura de las hermanas ‘Poquianchis’.

CASTIGOS SANGRIENTOS

 

Golpes con clavos afilados, hierros calientes y restricción de alimentos entre muchas otras torturas a las que las jovencitas eran sometidas cuando cometían alguna falta según las ‘Poquianchis’.

Tras su detención  ‘Las Poquianchis' recibieron el odio popular, fueron insultadas y agredidas, y la enardecida gente intentó lincharlas antes de ser trasladadas a la cárcel de Guanajuato.

PELÍCULA LAS POQUIANCHIS

 

El espeluznante caso de las Poquianchis, fue llevada a la pantalla grande esta dramática historia protagonizada y a varios libros que contaban las aberraciones que estas hermanas hicieron.

La historia de las Poquianchis ha trascendido como una de las más oscuras leyendas de México y sus asesinos seriales.

Temas

Comentarios

Te puede interesar