Yucatán

Ludopatía aqueja a muchos habitantes de Yucatán

La clase socio-económica no es impedimento para tener este problema; en la calle se puede observar cientos de máquinas tragamonedas en tiendas

por LaVerdad

Todo inicia como una diversión, pero poco a poco se estima que más de 120 mil personas en Yucatán han visto cómo sus ingresos económicos se van en el “juego”, convirtiéndose en ludópatas; sin que muchas veces se den cuenta del problema, hasta que pierden su trabajo, sus propiedades y su familia.

La diferencia socio-económica no es impedimento para tener este problema; en la calle se puede observar cientos de máquinas tragamonedas en tiendas o lugares habilitados en el centro de Mérida sin que autoridades hagan algo al respecto; de igual forma los casinos son otros puntos y empresas a las que poco les importa la economía de sus clientes, tanto así que ofertan alimentos y bebidas a bajos costos para que la estancia de los jugadores sea más amplia.

Por otra parte Miguel Ángel Viveros Erosa, especialista en el tema, en su libro “Ludopatía y adicción a las nuevas tecnologías”, explica que Yucatán tiene un problema similar al de Tijuana y Monterrey, y se estima que del 0.6 al uno por ciento de la población lo padece. Asimismo, explica que las personas más ‘enganchadas’ son las personas de la tercera edad, por lo general jubilados, viudas, divorciadas y jóvenes de 21 a 45 años.

Ludopatía en Yucatán

Armando V., integrante de jugadores anónimos, platicó con Grupo Editorial La Verdad y comentó: “El ser jugador compulsivo es una enfermedad, que ya está catalogada por la Organización Mundial de la Salud como una enfermedad emocional. ¿Qué sucede cuando uno llega por jugar socialmente? Uno llega por gusto, es atractivo, te tratan bien, es un lugar de apuestas que te llama la atención”.

Asimismo, sostuvo que en un principio los jugadores piensan que con cierta cantidad de dinero pueden obtener una ganancia adicional, ya sea en una mesa de cartas, o en una máquina. “¿Cómo me doy cuenta yo que empiezo a tener ese problema? Empiezo a ir más, cotidianamente, más seguido, más veces a la casa de apuestas. Empiezo a ya no poder levantarme de la máquina o mesa, entonces es donde me doy cuenta de estos detalles, que yo pensaba esto no es un problema”.

Con el paso de los días, de los juegos, este problema se vuelve progresivo: “se convierte en una bola de nieve. El primer síntoma se manifiesta en la economía, eso es lo primero que pega; cuando llego a Jugadores Anónimos, me dicen que mi problema no es económico, el problema es personal y emocional. Entonces tengo que abstenerme, porque lo más importante es el deseo de dejar de jugar o apostar”.

En cuatro años que fue jugador, Armando V. explica que no tocó fondo hasta que se vio solo y sin dinero. “Mi problema es que tengo una historia patológica de hace 25 años, que yo asistía al hipódromo, que asistía a las jugadas de dominó; pero cuando llego a los casinos, ahí es donde se me destapa esta compulsión”.

Por su parte, Víctor Román Roa Muñoz, director del Centro de Integración Juvenil (CIJ) Mérida, alertó sobre el creciente avance de las adicciones en Yucatán tanto en jóvenes como en adultos, por lo que recomendo estar atento de seres queridos y familiares para poder detectar a tiempo los problemas.

En Mérida el alcohol y el tabaquismo son las adicciones más frecuentes en Yucatán, seguido de estupefacientes como la cannabis y la cocaína.

En Yucatán y el resto del país las principales adiciones son el alcohol y el tabaco, problema que se adquiere en edades tempranas. Le sigue la marihuana, que es una droga inicial, de bajo costo y “aparentemente de mínimo impacto”.

El director del Centro Juvenil explicó que son muchos los factores para caer en una adicción, entre ellos la depresión, poca vida social y problemas afectivos; por lo que solicitar ayuda, de presentar algún síntoma.

Temas

Comentarios