Yucatán

Corrupción y nepotismo en escuelas primarias de Yucatán

Atropellos de la supervisora de la Zona Escolar 33, Mildred Braga Magaña, quien presume la protección de su sobrino, director del ramo en la Segey

por LaVerdad

Trabajadores de escuelas primarias de la Zona Escolar 33, con sede en Mérida, desde directores hasta maestros, se han quejado ante la Secretaría de Educación estatal (Segey), sin ningún resultado, sobre los atropellos que comete la supervisora Mildred Elizabeth Braga Magaña, pero no ha habido respuesta.

La funcionaria educativa mueve a su antojo al personal, con amenazas de despedirlo, con la aparente protección de su sobrino, Raúl Armando Zapata Sosa, director de Educación Primaria de la Segey, quien supuestamente le heredó el puesto de supervisor en la Zona Escolar 09, en Progreso, y con esa base la habría privilegiado trasladándola rápidamente a Mérida y a sus comisarías.

La supervisora se jacta de tener el apoyo total de su sobrino y del maestro Delio Peniche Manzano, secretario de Educación estatal tras la salida de Víctor Caballero Durán, quien buscó la presidencia municipal de Mérida.

Afectados, quienes omiten sus nombres por temor a represalias, señalan que Braga Magaña los ha vejado y perjudicado económicamente, pues con el argumento de supuestos desvíos de recursos, sin prueba alguna, de sus quincenas les descuentan una parte para cubrir los supuestos ilícitos, pero que no pueden hacer nada por temor a perder sus trabajos, los cuales les ha tomado años conseguir.

Además de su rápido ascenso, la funcionaria logró de la noche a la mañana las plazas de sus dos hijas, Karina Elizabeth y Maricruz Zapata Braga, en céntricas escuelas de Mérida, evadiendo el obligado pase por años en municipios, como llegan los nuevos profesores que no tienen la ayuda de nadie influyente.

Funcionaria privilegiada

Los quejosos denuncian que la supervisora cobra, además, como directora de la escuela primaria “José Eusebio Rosado Rodríguez”, en la colonia Nueva Yucalpetén, en el puerto de Progreso, cargo con el que presume que fue beneficiada por su sobrino y para el cual no cumplía los requisitos mínimos.

Durante su gestión en Progreso tuvo su cargo la supervisión de 15 escuelas, de donde hay muchas quejas en su contra. Actualmente tiene bajo su encargo ocho planteles de educación primaria, donde las principales demandas del personal es que los hace trabajar fuera de horario, los descuentos injustificados que les realizan cada quincena, así como las “colaboraciones obligatorias” para festejos como Día del Maestro, Independencia y Revolución, entre otros, que nunca se realizan y los recursos no tienen un fin claro.

De igual manera les pedía “cuotas” para pagar a los medios de comunicación en Progreso, para “tenerlos siempre de su lado”, sin que en ningún momento hiciera llegar el pago por publicidades o cobertura de eventos a dichos medios.

La acusan de pasar por encima de la autoridad de los directores, al asignar grupos y horarios preferentes a quienes “se ponían a mano con ella”, cuando es facultad de los directores otorgar grupos y horarios a quienes por su perfil pueden beneficiar más a los alumnos, ocasionando quejas entre los propios padres de familia, quienes ven desaprovechada la educación de sus hijos.

Incluso, señalan que pidió a los alcaldes recursos para realizar dichas celebraciones, pero que “todo se fue para su bolsillo”.

En la primaria “José Peniche Fajardo”, de la comisaría de Caucel, hay quejas de bullying y hostigamiento laboral, así como de extorsiones, que van desde piernas de venado hasta botellas de whisky, sin que las autoridades de la Segey tomen cartas en el asunto. Si no llegan esas “colaboraciones”, la supervisora amenaza con cerrar grupos, lo que dejaría sin sustento económico a varias familias.

Las “colaboraciones” se han extendido a festejos, como ella llama, el cumpleaños de su sobrino, el director de Educación Primaria, y otros funcionarios de la Segey, señalan los afectados, quienes afirman que cada vez son más afectados por los excesos de la supervisora Mildred Elizabeth Braga Magaña.

Temas

Comentarios