Yucatán

Borrachos incomodan a usuarios del transporte público

La cercanía de cantinas a los paraderos puede representar un serio peligro para los usaurios

por LaVerdad

El tema del aumento a las tarifas de camión en Yucatán ha levantado críticas y molestias ciudadanas, pero entre la mala planeación urbana, los conductores del transporte público inocuos en brindar un servicio adecuado para la sociedad, unidades que tienen más de 10 años de servicio, ciudadanos se han indicado que se sienten decepcionadas por las autoridades de transporte.

Muestra de lo anterior, es la molestia que diariamente mujeres pasan luego de las ocho de la noche en los paraderos que colindan con cantinas. En la calle 64 con 65 y 67, se encuentra los paraderos que llevan a Ciudad Caucel, justo enfrente existe la cantina ‘7-10’. En la calle 69 por 54 y 56, cerca del mercado San Benito y donde habitantes del sur abordan su autobús, existe el Bar Camerina. Y así pueden señalarse más lugares que incomodan a la ciudadanía y más a las amas de casa, hijas, hermanas, adolescentes, etc.

Testimonios

Una vez agarré el camión de la 42, en San Juan, pero ya llegando se subió un señor ‘pedo’. Se sentó a mi lado. No me pareció mala persona, pero ya que salimos del paradero me decía estupideces, y me terminé moviendo de lugar. Estaba muy borracho y el camionero no le dijo nada. Esta cabrón porque hay gente que va con sus hijos y esos tipos no les importa; no sé si era amigo del camionero, pero no me parece bien”, expresó Alicia Moo, una de las víctimas de acoso.

Por otra parte Alex ‘N’, supervisor de rutas del poniente comentó: “Si nos ha tocado gente borracha, cuando un operador lo ve antes de subir no le abre la puerta; igual nos pasa que como sube mucha gente en un momentito, no se da cuenta pero apenas lo nota le pide que se baje. Son pocas las veces, lo bueno es que en estas rutas no pasa mucho”.

A mí un señor me dijo cosas, me molestó y le dije al camionero; pero no le dijo nada. Terminé bajándome. Es molesto que no hagan nada, y te vean como si tú los provocaste”, refirió Amelia Cruz, vecina de San Damián, y víctima de estas situaciones. 

En este momento las denuncias son incomodidades, pero la inconformidad de ver personas alcoholizadas increpando y molestando a los pasajeros cada vez es más notoria, sin que autoridades de la Dirección de Transporte y de la Secretaría de Seguridad Pública hagan algo para frenar el problema.

Temas

Comentarios