Mundo

Ola de calor podría dejar a Alemania sin cerveza

Debido a las altas temperaturas, el consumo de la cerveza se ha duplicado, dejando a las cerveceras sin botellas.

por La Verdad

La fuerte ola de calor en Alemania este verano ha provocado que la demanda de cerveza se duplique, causándole a la industria cerveza un problema de logística que le impide abastecer el mercado. 

El enorme aumento de la demanda que causan las altas temperaturas provoca que las empresas recicladoras que proveen de envases a los fabricantes no logran suministrar a tiempo las suficientes cajas y botellas. En aras del reciclaje, los alemanes devuelven de forma generalizada los envases de cerveza después de usarlos, recibiendo como incentivo una pequeña recompensa denominada “Pfand” que oscila entre 10 y 25 céntimos por unidad. 

Ola de calor podría dejar a Alemania sin cerveza.

La Asociación Alemana de Cerveceros ha hecho una llamada a los consumidores a devolver cuanto antes las botellas y cajas usadas por falta de existencias y reconoce una situación de escasez que impide en algunas cervecerías seguir sirviendo todas las clases de cerveza habituales. 

“Primero devuelve el envase. ¡Después la fiesta!” es la llamada publicitaria de la cervecera Moritz Fiege, “Aunque regularmente compramos botellas vacías nuevas, escasean en nuestras instalaciones de embotellamiento. Antes de irte de vacaciones este verano, lleva tus envases de Fiege a la tienda”.

Los alemanes ingirieron un promedio de 101 litros de cerveza per cápita en 2017, claramente por debajo de la media de 140 litros por año en los 80. De persistir la tendencia veraniega, 2018 podría acercarse a números récord. Y la previsión meteorológica sigue por encima de los 30º la próxima semana. Además el consumo no parece decaer a pesar de que las cerveceras han subido el precio una media del 4,1%, según la Oficina Federal de Estadísticas.

Ola de calor podría dejar a Alemania sin cerveza.

Las oficinas sin aire acondicionado convierten el lugar de trabajo en un infierno para muchos empleados y en el caso de los deportistas profesionales las temperaturas han cambiado sus rutinas. Los jugadores del Hamburgo, por ejemplo, se ejercitan solamente durante media hora a temperaturas de 33 grados y el entrenador ha decidido suspender las sesiones de entrenamiento vespertinas, después de que el futbolista del Bayer Leverkusen Karim Bellarabi sufriese una descompensación durante un amistoso y debiera ser atendido. Los hospitales, de hecho, atienden más mareos, desmayos y dolores de cabeza que nunca este verano.

Temas

Comentarios