Secciones
Roma: la profundidad de dos mundos en blanco y negro

Roma: la profundidad de dos mundos en blanco y negro

Espectáculos

Roma: la profundidad de dos mundos en blanco y negro

Ángel Balán es un periodista de espectáculos de La Verdad 

por Angel Balán

Roma: la profundidad de dos mundos en blanco y negro

Roma: la profundidad de dos mundos en blanco y negro

En los últimos días hemos visto en todas las redes sociales un fenómeno llamado Roma, se trata de una cinta que ha causado mucha controversia pero que además ha recibido muy buenas críticas así como nominaciones en los principales festivales de cine en esta temporada e incluso ha conseguido sus primeros premios.

Pero... ¿Cuál es la magia de Roma?, la magia es la composición de cada una de las escenas, la historia, el blanco y negro, la velocidad, el guión, los plano secuencia y sobre todo los detalles que convierten la cinta en una gran historia que funciona como una máquina del tiempo y la nostalgia que toca las fibras más profundas y sensibles de quien la ve. 

Yalitzia Aparicio (Cleo) nos regala una interpretación muy buena, tanto que pareciera que el papel fue hecho para ella, la evolución del personaje es magnífico, la vemos pasar de una joven ingenua y un poco temerosa, a una mujer hecha con convicciones firmes qué pasa por momentos terribles en tan solo unos meses. 

Los plano secuencia como en la mayoría de las cintas de Alfonso Cuarón son deliciosos a la vista, una forma de adentrarnos en cada una de las escenas, tanto que por momentos se nos olvida que Roma está editada en blanco y negro en su totalidad. 

Mis profundos respetos para Cuarón y la labor de escenografía que quedó impecable, aún la historia se sitúa en los años 1970 y 1971 te hace sentir que el pasado de México sigue presente día a día, tal vez han cambiado algunas cosas pero la mayoría sigue intacta, una película de mexicanos para todo el mundo, que incluye un contexto social de violencia tan vigente. 

En esta película no hay villanos, sólo personas que toman decisiones, buenas y malas. Impactante, conmovedora, dramática, dolorosa, real, majestuosa, así es como yo describiría Roma, una cinta que hace un verdadero homenaje a la época de oro del cine mexicano, sin colores, con tonos blancos y negros, luces y sombras nos reglan fotografías tan hermosas que se quedan en nuestra mente grabadas, como el fuego arrasando el bosque.

Escenas de Roma
Escenas de Roma

Lo que puedo decir es que es una lástima que no se haya podido proyectar esta cinta en la mayoría de las salas de cine, es una pena que todo el mundo (literal) disfrute de Roma en la majestuosidad de una gran pantalla y en México el duopolio haya decidido que no podríamos disfrutar de esta joya visual y emotiva, al mismo tiempo Netflix se vuelve a reinventar al llevarse esta producción de primera calidad a todos los rincones del planeta.

Cleo es claramente el lado central de la historia, una mujer que viene de una comunidad indígena y llega al corazón de la Ciudad de México a emplearse, ella representa al lado pobre y marginado del país que cuenta con limitaciones, trabaja con una familia acomodada que refleja poder, sin embargo ambos mundos se unen por amor.

Escenas de Roma
Escenas de Roma
Temas

Suscríbete

Recibe las últimas noticias en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones