Secciones
El poder de la mente en Auschwitz: La inspiradora historia de una superviviente.

El poder de la mente en Auschwitz: La inspiradora historia de una superviviente. (Copyright 2019. All rights reserved.)

Estilo y Vida

El poder de la mente en Auschwitz: La inspiradora historia de una superviviente

Marisol Iturríos nos narra una de las historias que nunca quieres dejar de leer y que te cambian la vida para siempre: La bailarina de Auschwitz

por La Verdad

El poder de la mente en Auschwitz: La inspiradora historia de una superviviente.

El poder de la mente en Auschwitz: La inspiradora historia de una superviviente.| Marisol Iturríos.

La bookbloguer de Leamos un poco, Marisol Iturríos en su primer colaboración del 2019 para Estilo y Vida nos comparte la reseña de la inspiradora historia de una superviviente.

Edith Eger, a sus 88 años abre su corazón y nos cuenta lo que vivió cuando apenas era una adolescente y como las palabras de su madre le sirvieron de motor para sobrevivir el Holocausto y le siguen sirviendo ahora.

En su novela autobiográfica La Bailarina de Auschwitz (Editorial Planeta) nos cuenta cómo sus sueños de ser bailarina profesional de ballet se ven truncados debido a la Segunda Guerra Mundial y no solo eso, es separada de su primer amor, Imre, quien como más de 50 millones de personas, no sobrevive.

“El Dr. Mengele se dio cuenta y me agarró. Nunca olvidaré ese contacto visual. Me dijo vas a ver pronto a tu madre, solo va a darse una ducha. Fue la última vez que la vi”.

Era marzo de 1944 cuando los soldados nazis irrumpieron en su hogar para llevarla a ella, sus hermanas y sus padres al Campo de Concentración más conocido, Auschwitz, donde conoce al Ángel de la muerte, el doctor Mengele. Éste se encontraba al final de la fila y decidía quien si y quien no entraba a la cámara de gases.

Fila para entrar a la cámara de gases.

Trama

Edith era una adolescente judía, tenía un novio con el cual estaba planeando ya su vida, era la menor de tres hermanas, cada una tenía don para algún arte, Magda tocaba el piano, Klara el violín y Edith bailaba ballet de manera formidable, su padre era un sastre reconocido y su madre se dedicaba a su familia. Vivían en Kassa un pueblo en Hungría donde se sentían a gusto e integrados, ya que era de los pocos lugares donde los judíos eran tratados como personas normales (recordemos que el odio hacia los judíos no se originó con Hitler).

“Nadie puede quitarte lo que pones en tu mente”.

Las tres hermanas antes de que Hitler cambiara sus vidas.

Una madrugada los soldados alemanes irrumpen en la casa de los Éléphant para llevarlos a una fábrica de ladrillos en Kassa, para, posteriormente, ser trasladados a Auschwitz. Mientras que están en las filas de selección,  la madre le dice a Edith las palabras que la acompañarán por el resto de su vida "No sabemos a donde vamos. No sabemos qué va a pasar. Simplemente, recuerda: nadie puede quitarte lo que pones en tu mente". Minutos después las hermanas Éléphant quedan huérfanas, al ser asesinados sus padres en las cámaras de gas, para posteriormente ser reducidos a cenizas.

A partir de ese momento Edith tiene que elegir  que pensamientos la impulsarán a vivir un día mas: bailar para Mengele a cambio de un pedazo de pan, imaginar cada noche como cocina junto a su madre y hermanas, decidir no morir. Estos son solo algunos de los pensamientos que le permiten hoy contar su historia. 

Edith Eger en su juventud.

Cuando Edith sobrevive los campos de exterminio, conoce a quien será su esposo y compañero de vida. Al ser perseguidos por el gobierno de una Checoslovaquia comunista, huyen a Estados Unidos, donde estudia psicología y conoce a Viktor Frankl,  entablando una maravillosa amistad y funge como su mentor. Edith se da cuenta que los pacientes a los que trata, le enseñan más de lo que puede imaginar. 

"La mejor venganza contra (Adolf) Hitler es que mi libro se haya traducido al alemán y se esté vendiendo en Frankfort"

El sufrimiento es universal, el victimismo opcional

Bajo el título original “The choice” (La elección), Edith Eger nos aclara que ella siempre tendrá los traumas y secuelas de lo que vivió en los campos de exterminio, pero ha decidido que eso no regirá su vida. Actualmente se dedica a dar pláticas alrededor del mundo, pero llegar hasta donde está ahorita ha sido un largo camino, donde ha contado con el apoyo no solo de su familia, sino de amigos como Viktor Frankl, autor de El hombre en busca del sentido, quien también es superviviente de la Segunda Guerra Mundial.

La bailarina de Auschwitz.

Actualmente, su experiencia como superviviente del Holocausto y su trayectoria como psicóloga, le han permitido ayudar a miles de personas que viven con traumas emocionales.

"Puedo convertir la tragedia en una victoria muy poderosa".

En este imperdible libro, Edith nos habla de cómo las palabras y hechos exteriores por muy malos que sean, solo nos afectarán y traumaran si nosotros lo permitimos; como el perdón es el camino a nuestra libertad. Sin duda un libro que vale la pena leer más de una vez.

Buenas lecturas.

Temas
La Verdad

Suscríbete

Recibe las últimas noticias en tu casilla de E-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones